Sábado por la mañana

Si trabajas o estudias de lunes a viernes, entonces sabrás lo que es saborear con gusto una mañana de sábado.

Aunque quizás nos levantemos a la misma hora que de costumbre, no tenemos la presión de tener que llegar pronto al trabajo. Quizás sí tengamos otras obligaciones, pero nos las podemos tomar amablemente, descansando de las que nos han acompañado en los días previos.

El cambio de actividades ya es un descanso. Éste no equivale únicamente en disponerse a dormitar en posición horizontal sobre algún mueble de la casa…

Sería ideal disponer durante el fin de semana de algo más de tiempo para nosotros. En muchos casos, suele ser así. En otros, hay que ingeniárselas un poco para encontrar esos momentos.

Si puedes hacerlo, descansa, diviértete más que de costumbre, homenajéate y comparte momentos de calidad con las personas que quieres. Procúralo, mientras durante el fin de semana se recarga tu batería para cuando llegue el lunes.