Aprovechar el viento a favor

Hay días en los que la inspiración y la motivación no están precisamente en sus niveles más altos.

Es inevitable. No somos máquinas programadas para actuar siempre con la misma pasión, conservando íntegras las ganas de actuar que teníamos en los comienzos. Menos aún si se trata de objetivos a largo plazo.

Mantener la motivación más o menos constante es lo deseable, pero queramos o no habrá fluctuaciones.

viento a favor

Una manera de hacer que los descensos en la motivación no sean fulminantes es adelantar un poco más cuando tenemos el “viento a favor“. ¿Y esto en qué se concreta?

Hay actividades que nos permiten avanzar un poco más en los días que tenemos más energía, para que aquellos en los que estemos desganados no sean tan desastrosos.

Estudiar o escribir en un blog, pueden ser dos buenos ejemplos. La limpieza, en ocasiones. Escribir correos atrasados y ponernos al tanto con compromisos sociales, también pueden valer. Aquí sólo tú puedes hacer tu propia lista…

Al adelantar tareas no sólo suplimos el desánimo y la falta de productividad de futuros días. Además, entramos en una inercia positiva.

Curiosamente, cuanto más hacemos, más nos animamos y generamos una corriente de viento a favor. El abatimiento tardará menos en tocarnos. Es fácil: más tareas terminadas = más motivación para continuar.

El estancamiento tiene el efecto contrario. Si dejamos de hacer cosas y que se amontonen las tareas, tendremos menos fuerza a la hora de ponernos manos a la obra.

Podemos aprovechar los días de inspiración incluso para actividades en las que no se puede adelantar trabajo. Ya sabes, labores como: alimentar al perro, fregar los platos, poner la lavadora, hacer ejercicio, etc. Lo podemos hacer tomándolos de referencia y recordándolos cuando lleguen otros días en los que estemos bajo mínimos.

Y si es ahora mismo cuando estás pasando por uno de esos momentos “de bajón“, no te culpabilices, no le des vueltas. Comienza a moverte pasito a paso, aunque sea sin ganas.

Si lo haces, acabarás encontrando esa corriente de viento a favor. En tus manos estará aprovecharla.

Por favor, comparte 🙂