Las emociones positivas fortalecen

Seguro que conoces el dicho: “Lo que no te mata, te hace más fuerte.” Sin entrar en lo certero que pueda ser, exponemos el tema de hoy: También las emociones positivas te hacen más fuerte. Por lo que no hace falta sufrir golpes y tropezones en de continuo para ganar la energía necesaria que te haga caminar con paso firme.

Las emociones positivas (como, por ejemplo, el impulso que nos hace reír) nos ayudan a mantener el equilibrio y a proveernos de los recursos necesarios para afrontar los problemas y el estrés. Además, nos protegen de ese mal tan extendido llamado “depresión”.

¿Cómo generar estas emociones? Un método fácil: Con los pequeños momentos que vivimos cada día.

En ocasiones nuestra mente divaga por hechos que tuvieron lugar en el pasado o, quizás, por ese futuro que no sabemos de qué vendrá cargado. Salud, trabajo, dinero, amor… (¿Encontraré la felicidad?)

Seamos claros: Si no puedes encontrar felicidad en el momento presente, nada te garantiza que la puedas encontrar en el futuro. Mira a tu alrededor y disfruta de lo pequeño, de esos breves instantes en los que te sientes bien a diario. Esos breves momentos de disfrute te servirán para mantener y fortalecer la actitud positiva.

Buscar las emociones positivas no está reñido con experimentar las negativas. Es humano sentirse triste y/o abatido a veces. Lo que significa es no dejar de buscar la felicidad en lo pequeño.

Personalmente, pienso así, pero mi opinión es lo de menos. Es más interesante que lo digan reputados científicos que estudian el comportamiento humano, porque sus afirmaciones se sustentan en la investigación. Y mucho más interesante aún que verifiques si hay algo de cierto en ello por ti mismo.

Este artículo se basa en: “Positive emotions prepare one to face the challenges of life“, de Health Jockey, donde dan más detalles acerca del estudio.