Cuida de la relación con tu cuerpo

La palabra autoimagen hace referencia a la percepción que uno tiene sobre su propio cuerpo y a los sentimientos que se derivan de esa percepción.

Vamos construyendo y modificando nuestra autoimagen desde la infancia, utilizando la información que nos llega del exterior: comentarios y actitudes de la familia, amigos, vecinos, etc.; valores que imperan en nuestra cultura y, evidentemente, también gracias a la moda y los medios de comunicación.

Una autoimagen negativa afecta a la autoestima, por lo que veremos a continuación algunas sugerencias para mejorar la forma en la que nos relacionamos con nuestro cuerpo.

(Aunque las enuncie en segunda persona del singular, no dudo en aplicarme algunas de ellas. ;))

  • Trata a tu cuerpo con respeto y cariño.
  • Ten presente todo lo que puedes hacer con tu cuerpo. (A veces no se le da la importancia que merece.) y aprécialo.
  • Practica actividades con las que te sientas a gusto y disfrutes de la relación con tu cuerpo (ejercicio físico, baile, una larga ducha, etc.).
  • Repara en las características bellas y únicas que hacen que tu cuerpo sea diferente de otros.
  • Sé amigo de quien se refleja en el espejo.
  • Contempla y aprecia la belleza humana en distintos tamaños, complexiones, edades, etc. (No hay que limitarse únicamente a lo que la”industria de la belleza” dice que es bello.)
  • Mira qué intención hay detrás de los mensajes de la “industria de la belleza”. No se es más feliz por estar más delgado, por ejemplo. ¿Qué crees que le importa más a una empresa: que tú seas feliz o que les compres su producto? Suena casi cruel, pero merece una reflexión, ¿o no?
  • Viste ropa con la que estés cómodo, sea del estilo que sea. Por mucho que se lleven y que te presione verlos hasta en el último escaparate de la ciudad, no existe ley, decreto u ordenanza municipal que te obligue a llevar tanga.
  • Ten cuidado con las valoraciones negativas que hacen otros de tu cuerpo. Hay que dar a esas opiniones la importancia que merecen y, por supuesto, la respuesta oportuna.
  • Cuida tu lenguaje corporal. Cuando alguien está inseguro de su cuerpo hay gestos que lo delatan: hombros curvados hacia adelante, cabeza hacia abajo, escaso contacto ocular con otros (cada uno, sus propios gestos). Percátate de cuáles utilizas, si es tu caso, y evítalos en la medida de lo posible. Esto no hará que desaparezca el miedo, pero tampoco lo alimentará más ni lo pondrá en evidencia.
  • Haz algo que sólo harías en caso de ser guapa, alto, delgada, musculoso, joven: PER-FEC-TO. Algo que has estado reservando hasta ese momento, que quizás se retrase un poco.
  • Ten paciencia. Si tienes que mejorar o restablecer una sana relación con tu cuerpo, llevará tiempo. No tires la toalla.

Brindemos virtualmente por una armónica relación con nuestro cuerpo. Que prevalezca el amor al que es nuestro hogar durante toda la vida.

Imagen de TheGiantVermin

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...

Comments

  1. Fijate que tengo poco de haberme puesto las pilas en cuiado de mi cuerpo, pues antes solo me dedicaba a comer, trabajar y ya.

    • Casandra says:

      Ufff… Pues yo tengo que esmerarme más en el cuidado del cuerpo, porque últimamente me está protestando. Permaneceré atenta, a ver qué quiere.