Entrénate para ser feliz

La felicidad está más condicionada por nuestra forma de ver la vida que por las cosas que nos pasan o por aquello que logramos.

aprendiendo a volar

Frecuentemente se condiciona la felicidad así:

Seré feliz cuando tenga trabajo

Seré feliz cuando consiga pareja

Es decir, se pone el énfasis en el resultado, en el éxito. Pero ya vimos que felicidad y éxito no son sinónimos.

Está muy extendida esta forma de pensar: trabaja duro, más duro; tendrás éxito y entonces serás feliz.

Si eso fuera así, todas las personas bellas y millonarias serían felices, ¿y a quién le consta esto?

El psicólogo Shawn Achor (en Psychology Today) nos propone darle la vuelta a la fórmula para aprovecharse de las ventajas de la felicidad.

Cuando una persona es feliz, avanza con más ganas, pierde miedos y maximiza sus oportunidades, incluidas ésas que acarrean felicidad.

La idea es aprender a ser feliz primero, antes de que llegue el éxito. En primer lugar, para vivir mejor y, en segundo, porque hay más probabilidades de que llegue el éxito si hemos adquirido el “hábito de la felicidad”.

Ésa es la propuesta: hacer de la felicidad un hábito, construyéndolo como si de cualquier otro se tratase.

Para ello, Achor nos propone una serie de sencillos y breves ejercicios diarios como los siguientes:

  • Escribir a diario tres cosas por las que nos sentimos agradecidos cada día.
  • Dedicar un par de minutos a escribir lo bueno que ha pasado al finalizar el día.
  • Meditar un par de minutos al día, concentrándose únicamente en la respiración (adiós, estrés, adiós).

En definitiva, se trata de enseñarle a nuestro cerebro a ver lo bueno, para que lo positivo no se quede opacado por eso que nos preocupa. Y esto es un trabajo diario.

¿Para qué sirve? Precisamente para romper con ese condicionante: “Seré feliz cuando…”

Recuerda que no hay garantías de que la felicidad pueda encontrarse en el futuro, por bueno que sea. El único momento cuando la puedes disfrutar es ahora.

Imagen de Mait Jüriado

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...

Comments

  1. Me encantó este post 🙂 y las tres opciones para hacer de la felicidad un hábito son estupendas.

    No podemos basar nuestra felicidad ni en los demás ni en las cosas materiales, tenemos que ser felices con los pequeños detalles que la vida nos da.

    Un besazo

    • Tus Buenos Momentos says:

      Me alegro mucho, Alba. En los detalles hay ramilletes de felicidad y acostumbrarse a mirarlos es un entrenamiento. Gracias por el aporte. 😉

      Besos!!