12 Prácticas que te ayudan a vivir mejor

Cada uno de nosotros tiene una visión diferente sobre la felicidad y sobre cómo hallarla.

¿Dónde está la felicidad? ¿Está en el placer; está en la virtud; es tan sólo un espejismo?

Muchos olvidamos que la felicidad no se busca como si fuese un tesoro perdido. La felicidad se aprende y se encuentra en lo que hacemos todos los días.

Y, precisamente, nos vamos a detener en lo cotidiano para hablar de una serie de prácticas que nos ayudan a vivir mejor y le allanan el camino a la felicidad.

Las recopila David B. Bohl, en Dumb Little Man. Es un buen compendio.

1. Prefiere lo simple: Analizar de más las situaciones o llenar la vida de tareas y de relaciones que poco aportan son ejemplos de cómo complicar la vida innecesariamente.

2. Experimenta satisfación: Estar satisfecho y agradecido con la vida por lo que tienes te ayudará a vivir mejor que si estás continuamente quejándote o lamentándote por lo que te falta.

3. Decídete cuanto antes: Cuando te paralizas en la indecisión o vienes y vas sobre el mismo tema, además de ser algo incómodo, pierdes oportunidades. Es preferible actuar, elegir un camino aunque no sea el mejor.

4. Anímate: Prueba a sonreír más. La sonrisa es un arma efectiva: para sentirte mejor, para comunicarte, para mejorar las relaciones, etc. La tienes a tu disposición para usarla cuando quieras.

5. Aprende a convivir: Respeta a quienes no piensen como tú y a todas esas personas que son muy diferentes a ti. Además de que con esta actitud aprendes y te enriqueces continuamente, te ahorras tensiones.

6. Vive y deja vivir: Nadie tiene el derecho de decirle a otro cómo debe vivir su vida.

7. Aprende de la adversidad: Los fracasos y los problemas no son plato de buen gusto, pero sí son grandes profesores.

8. No te tomes muy en serio: Tú, como yo, nos equivocamos y hacemos el payaso en más de una ocasión. ¿Para qué hacer un drama de eso?

9. Entrena tu sentido del humor: Ríe, ríe más. Es saludable y contagioso.

10. Sé lo más objetivo que puedas: Intenta tomar tus decisiones con la cabeza fría, sin emociones ni prejuicios que te condicionen.

11. Tolera tus errores: Eres humano, no una fuerza divina. Concédete el derecho a equivocarte.

12. Perdónate a ti mismo: Perdónate para saber perdonar a los demás. Deja atrás el pasado. (Claro que es difícil, pero Zamora no se hizo en una hora.)

Me gustaría añadir lo que repetimos mucho por el blog y que enlaza con el último punto: Vive el momento presente intentando saborear los detalles. 🙂

Espero que esa lista te motive como a mí. Como ves, no hay nada mágico. Ya conocemos esas prácticas, pero nos sirven de recordatorio. Por eso mismo no me he extendido en la descripción. 😉

Imagen de Pink Sherbet Photography

Por favor, comparte 🙂