Grandes hobbies relajantes

hobby relajanteYa que hemos hablado de elegir un hobby y de porqué hacerlo, vamos a lanzar una serie de opciones para aquellas personas que se decidan por las actividades más relajantes.

Los que siguen son hobbies muy amplios. Dentro de ellos caben infinidad de variantes, como vas a ver.

La finalidad de este post es dar ideas y si tú también quieres contribuir con alguna, bienvenida es.

Lectura

Hay una historia que te está esperando, sea cual sea tu gusto. Pero, si lo tuyo no es la ficción, todo un mundo por descubrir se halla condensado en palabras.

Por raras que sean tus inquietudes, encontrarás algo que te satisfaga intelectualmente o que te haga explorar por ahí, sin moverte del sitio.

Escritura

¿Y si eres tú quien decide dejar salir de ti las palabras? Prueba. Escribir también es muy relajante (y terapéutico).

Poemas, pensamientos, historias reales o inventadas… ¿Y si escribes un blog sobre la temática que elijas?

Juegos

Por supuesto que también existen juegos para relajarse. ¿Qué me dices del ajedrez, por ejemplo? De paso, ejercitas la concentración, el razonamiento abstracto y la habilidad para resolver problemas.

Coleccionismo

Otro hobby que engloba inquietudes muy distintas, dada la tremenda variedad de elementos que puedes coleccionar: sellos, monedas, muñecas de porcelana, frases, poesías, coches antiguos…

¿Hay algo que te guste tanto como para hacer una colección?

Manualidades y bricolaje

He aquí un macro-hobby, donde podemos englobar muchas actividades diferentes: costura, bordado, elaboración de felicitaciones caseras o elementos decorativos, ensamblaje de maquetas, reparaciones y montaje de diversos artefactos caseros, etc.

Es muy relajante, salvo que todo esto se te de tan mal como a Homer Simpson o a mí misma.

Pintura

La incluimos aparte. El apartado anterior incluye la relajante pintura de muebles y paredes, pero puede que a ti te vaya más la brocha fina.

Cocina

No está nada mal convertir este arte en un hobby, más allá de dejarlo en una simple obligación cotidiana.

Experimentar con sabores, olores, ingredientes y recetas de todo tipo, no sólo es relajante, agradecido y amplía tu cultura, sino que le hace un favor a tu salud, al ir creciendo y variando el repertorio de comidas.

Música

La música es menos agradecida que la pintura y la cocina, al ser un arte temporal.

Eso sí, cuando cantas o tocas bien un instrumento, también relajas a quienes tienes cerca (o puede que no).

Jardinería

Salimos a “lo verde”, ya tengas un balconcillo o un jardín de varias hectáreas.

En mi barrio, mis vecinas tienen esta afición y todos salimos ganando. La calle está preciosa y ellas parecen relajadas, salvo cuando compiten a ver quién lo tiene más florido y frondoso (el balcón).

Fotografía

Si lo tuyo es capturar la belleza del momento, aquí tienes otro de los hobbies más populares y adaptable a distintos presupuestos.

Senderismo

Este hobby es muy popular en mi tierra. Sobre todo en verano, cuando se unen grupos pequeños para hacer senderismo nocturno.

Pero, si no quieres perderte por senderos remotos (y menos de noche), prueba a caminar por rutas tranquilas y poco exploradas por ti.
.

Otro día nos ocuparemos de los hobbies más trepidantes, para quienes prefieran descargar adrenalina por todos sus poros.