Derecho a cambiar de opinión

Así como tienes el derecho y la buena costumbre de formarte tu propia opinión y defenderla, también tienes derecho a cambiarla.

Cambiarla, sin tener que sentirte culpable porque alguien te recrimine que ayer pensabas de manera distinta.

Cambiarla, aunque esa persona, frustrada por no poder predecirte o controlarte, te acuse de ser indeciso, voluble y de que no hay quien te entienda.

¿Por qué has de sentirte mal cuando cambias de opinión?

ahí voy

El mundo cambia a cada instante. También lo hacen las circunstancias, las personas que te rodean y tú mismo. Por lo tanto, es natural que también cambien tu ideas y tus opiniones, porque éstas se forman en un contexto determinado.

A mi parecer, es mucho más preocupante mantenerse inflexible y no cambiar de opinión pese a que todo cambie alrededor.

Eso deja ver la cerrazón a las nuevas experiencias, a distintos puntos de vista, a la información, a la reflexión… al pensamiento. Y, quien no piensa, no puede cambiar de opinión.

Cambia, sin miedo

Imagina que, después de haber tomado una decisión, reflexionas y tomas en consideración factores que no habías tenido en cuenta al principio.

Quieres cambiar tu decisión inicial, pero te encuentras con un dilema: Si cambias de idea, alguien se molestará por ello. Si no cambias, podrías lamentarlo en el futuro. ¿Qué camino tomar?

Sugerencia: Cambia. Rectifica y, si lo tienes claro, hazlo cuanto antes.

  • Tienes derecho a decir: “Me equivoqué“, si es el caso.
  • También a sorprender al mundo: “Se me ha ocurrido algo mejor.
  • O puede que a echarte a atrás en esa propuesta que ya no te parece tan tentadora: “Ya no me interesa.

¿No te parece que todas las personas tenemos derecho a cambiar sin sentirnos culpables? Pues, tú que le das ese derecho a los demás, dátelo también a ti mismo. 😉

Imagen de TheeErin

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...