Controla tu estrés HOY para prevenir problemas de salud

Cómo manejamos las situaciones estresantes del día a día repercute en la salud que tengamos años más tarde.

Así lo revela una investigación acerca del estrés realizada en la Universidad Estatal de Pensilvania, que encontramos en ScienceDaily.

El profesor David Almeida nos da un ejemplo clarito:

Si hoy te enfrentas a un montón de trabajo que hacer y estás muy agobiado, tienes más papeletas para que tu salud se resienta de aquí a 10 años, que otra persona que tiene el mismo trabajo y se lo toma con más calma.

Almeida y sus colegas investigaron la relación entre los eventos estresantes de la vida cotidiana y su impacto en la salud y el bienestar 10 años más tarde.

estrés positivo

Encuestaron telefónicamente a unas 2000 personas durante 8 noches consecutivas para preguntarles qué tal les había ido en las anteriores 24 horas.

Les preguntaban sobre cómo habían empleado su tiempo, de qué humor estaban, si habían discutido con alguien, etc… Y también sobre cómo se sentían físicamente.

En definitiva, se fijaban en cómo iban afrontando sus experiencias en días consecutivos.

Además, tomaron muestras de saliva de esas 2000 personas en 4 ocasiones durante esos 8 días, para medir la cantidad de cortisol (hormona del estrés).

Todo esto lo hicieron en 1995 y diez años después, en 2005.

Los investigadores descubrieron que las personas que se agobiaban a diario por situaciones estresantes (e incluso seguían preocupadas cuando habían pasado) eran más propensas a sufrir enfermedades crónicas en el futuro, como la artritis o problemas cardiovasculares.

Para explicarlo mejor, el profesor Almeida distingue entre dos tipos de personas: la que se pega como el velcro a una situación estresante y sigue pegada todo el día, y la persona que es como el teflón: deja que lo estresante resbale y se “limpie” pronto.

Osea, que es más probable que se resienta la salud de la “persona velcro”.

Almeida nos dice que hay cierto tipo de personas que experimentan más estrés que otras.

Por ejemplo, los jóvenes tienen más estrés que las personas mayores. Las personas con más habilidades cognitivas tienen más estrés que las personas con menos habilidades cognitivas. Y la gente con mayor nivel educativo también tiene más estrés que la gente con un menor nivel.

PERO no es el estrés lo que daña la salud, sino la manera de afrontarlo y, en este sentido, Almeida nos dice que las personas mayores (de 65 años en adelante) reaccionan peor al estrés porque han perdido práctica manejándolo. Las personas más jóvenes, como lidian con eventos estresantes con más frecuencia, lo afrontan mejor.

También tienen más recursos para manejar el estrés las personas con más habilidades cognitivas y con buen nivel educativo.

El estrés forma parte de la vida y, según el profesor Almeida, la solución para proteger la salud no pasa por eliminar las situaciones estresantes, sino por aprender a manejarlas mejor.

Imagen: “stress