Cómo sabes si duermes lo que tu cuerpo necesita

sin dormirAnteriormente hablamos sobre la cantidad de horas que necesitamos dormir para estar listos y frescos al día siguiente. Vimos que no todo el mundo se ajusta a esa media conocida de las ocho horas de sueño.

Hay quien necesita dormir más tiempo y hay quien tiene con menos. Es más, en una misma persona la cantidad de horas que necesita dormir a diario varía según la edad, la salud y otros factores.

¿Conclusión?

Las horas que necesita cada uno son las justas para que al día siguiente pueda rendir y disfrutar sin quedarse hecho un zombie a la mitad.

¿Cuántas horas necesitas dormir tú?

Hemos de escuchar al cuerpo. Ésa es la recomendación más importante que nos hace el doctor Christopher Winter, especialista en los asuntos del sueño.

¿Cómo te sientes durante el día? ¿Estás cansado y somnoliento cuando no duermes tus ocho horas? Para empezar, prueba a no darle importancia a ese cansancio. Ignóralo.

Eso, por si te pasa como a mí. Te cuento que yo vivo sugestionada por las 8 horas de rigor. Tanto que, cuando no las duermo, creo tener más fatiga de la que en realidad tengo.

Si me despejo dando una vuelta o me concentro en otra cosa, se me olvida ese malestar. En definitiva, mi cuerpo me está diciendo que lo que he dormido está bien. Era lo que necesitaba.

En tu caso, si ves que a mitad del día tienes la sensación de que podrías dormirte incluso apoyado en una estaca y no puedes evitar que se te cierren los ojos, es que necesitas dormir más.

Otras pistas…

¿Cuánto tiempo tardas en quedarte dormido?

El doctor Winter dice que, más o menos, una persona tarda de 15 a 20 minutos en quedarse dormida.

Fíjate bien. Si te duermes como un tronco instantes después de poner la cabeza sobre la almohada, eso puede indicar que no estás durmiendo lo suficiente.

Y si ves que tardas una hora o más en dormirte, lo contrario: Estás intentando dormir más de lo que necesitas.

¿Te despiertas durante la noche?

Hay una gran variedad de razones por las que el sueño puede interrumpirse y una de ellas es, precisamente, que estás durmiendo más de lo que necesitas.

Winter nos pone este ejemplo: Imagina que te acuestas a las 5 de la tarde y pretendes dormir hasta las 7 de la mañana del día siguiente. La mayoría de nosotros no podemos dormir durante 14 horas seguidas. Lo más seguro es que esa noche te despiertes varias veces. Es como el cerebro te dijera: “Lo siento, pero no puedo permanecer dormido tanto tiempo.”

¿Te despiertas antes de que suene el despertador?

Si a menudo te despiertas un poco antes de que suene el despertador, tu cerebro puede estar avisándote de que ha dormido lo suficiente.

Prueba a levantarte en ese momento, en lugar de echar una cabezadita hasta que suene el aparato. Lo mismo te sientes mejor y con más energía…

Después de todo, ésa es la finalidad: averiguar cuánto necesitamos dormir cada uno de nosotros para estar saludables y con la energía suficiente para afrontar el día.

Quizás los pequeños desajustes los podemos solventar con un ligero cambio de hábitos. Pero, si en tu caso tienes un problema más serio relacionado con el sueño, no lo dudes: acude a tu médico, si te es posible.

Imagen de Alyssa L. Miller