Buenos hábitos arruinados por las vacaciones

Te acostumbras a comer bien, a dormir tus horas, a hacer ejercicio… y durante unos días de vacaciones todo se descontrola.

¿Te ha pasado alguna vez? A mí, desde luego, sobre todo cuando era más joven. Aunque lo bueno de esos años era que me costaba poco volver a retomar los buenos hábitos aparcados durante las vacaciones.

Ahora noto que me cuesta un poco más:

• Rompo por unos días mis esquemas de sueño-vigilia y después supone un mundo retomarlos.

• Cambio también mis horarios de hacer ejercicio y, ya que había conseguido ejercitarme automáticamente, (sin necesidad de fuerza de voluntad) me encuentro con que vuelvo a necesitarla a espuertas.

• Sustituyo la saludable fruta por dulces navideños y me vuelvo adicta a los productos mega-azucarados sin valor nutritivo.

• La lectura y escritura fluidas dan paso al atontamiento zombie por sobredosis de televisión.

televisión en fin de semana

Más gorda, más lenta, más vaga y MENOS SALUDABLE

Ironías de la vida. Se supone que durante las vacaciones o los fines de semana tenemos un poquito más de tiempo para cuidarnos. Entonces, ¿por qué hago justo lo contrario?

¿Por qué me DES-cuido?

¿Por qué tiro por la borda todo ese tiempo y la dedicación que supuso construir hábitos saludables? Uffff… Luego toca volver al buen camino…

Por un día no pasa nada

Como habrás notado, mi vena dramática hace que exagere un poco.

En serio. Un día aislado que rompamos un hábito no tiene porqué arruinarlo.

Claro, siempre hay excepciones. Pero, desde mi experiencia como indolente vacacional, puedo decirte que por una vez que trasnoches o por una vez que comas más de la cuenta, no pasa nada. No te sientas mal. Al día siguiente vuelves a tus buenos hábitos.

El problema es repetir esos deslices varios días.

Buenos hábitos también en vacaciones

Como DES-cansar no equivale a DES-cuidarse, ¿qué te parece que conservemos nuestras buenas costumbres durante las vacaciones?

  • Sigamos yéndonos a dormir y levantándonos más o menos a la misma hora.
  • Sigamos con nuestros ratos de ejercicio.
  • Sigamos comiendo saludablemente.

 

Las vacaciones siguen teniendo las mismas ventajas y la vuelta de las mismas es mucho más agradable. ¿Lo has comprobado?

Imagen de deadoll