Un lugar donde deshacerte de tus pensamientos negativos

Aquí tienes otro recurso por si te apetece desconectar, pero hay ciertos pensamientos revoloteando en tu mente impidiéndote encontrar algo de paz.

Anteriormente, hablamos de una solución muy simple: escribir todo eso y tirarlo a la basura (literalmente).

Ahora, para los más aficionados a la tecnología, tenemos una página de Internet que funciona de modo parecido.

Es la habitación de los pensamientos: the thoughts room.

Su navegación y uso son muy sencillos. No obstante, los describiré un poco para que veas si te interesa o no. Por supuesto, es gratis. No hay que registrarse y no te pide correo electrónico ni nada de eso.

Accedes al sitio (aquí: the thoughts room) y eliges idioma.

the thoughts room 1

Una vez hecho, la habitación de los pensamientos te da la bienvenida y te cuenta de qué va este sitio.

Para avanzar, simplemente, pulsas la barra espaciadora.

La página te sugerirá que pongas los teléfonos en silencio (o cualquier otra fuente de distracciones, que es lo deseable) y que enciendas los altavoces.

the thoughts room 2

Así, hasta donde te presenta la cajita donde escribirás esos pensamientos negativos (o de otro tipo) que no quieren salirse de tu mente.

the thoughts room 3

La pruebas y, seguidamente, llegas a la cajita definitiva. A ésa donde podrás desahogarte mientras observas cómo tus pensamientos se desvanecen en algún lugar del universo.

the thoughts room 4

Como ves en la prueba que yo hice, a medida que vas escribiendo, las palabras se desprenden de la cajita como si también lo hicieran de tu cabeza. Todo esto, con la ayuda de una música envolvente que facilita la concentración.

¿Dónde va a parar todo lo que escribes? Los creadores de la página aseguran que los pensamientos no se almacenan en ninguna parte. Puedes escribir lo que quieras, con total libertad, que nadie te va a pedir cuentas.

Lo digo por si tienes temor de que tus palabras se queden grabadas o de que  lo que escribas se publique automáticamente en Facebook o Twitter. No, no te asustes. 😉

Si te das una vuelta por el sitio, espero que te guste y que encuentres un poquito de paz.