7 Propósitos fáciles de cumplir

El balance del año pasado está hecho. Ahora toca plantearnos esos buenos propósitos para el año siguiente. Ya sabes: adelgazar, dejar de fumar, viajar más, etc.

gente felizMuchos de esos propósitos clásicos conllevan planificación y esfuerzo. Si alguno de ellos está en tu lista, ¡ÁNIMO!

Y si aún no te has decidido por algún propósito en especial y te gustaría plantearte el reto, aquí tienes 7 propósitos sencillos de llevar a buen término. (Eso espero.)

Aunque antes tendrás que adaptar la idea que elijas a tus circunstancias personales, por supuesto.

A ver qué te parece…

1. Desayunar mejor

Aunque muchas personas están de acuerdo en que el desayuno es importante, no tantas lo aplican en su vida cotidiana. ¿Es tu caso?

2. Escuchar más música

Busca más sonidos que te inviten a mover el cuerpo y/o a elevar tu espíritu. Además de todas sus virtudes, la música es una buena medicina para el ánimo.

3. Sonreír un poco más

Sonreír cuando saludas, cuando conversas con una amiga, al descolgar el teléfono, a un niño pequeño que te sonría en la calle… Tú eliges los momentos.

Sonreír es bueno para tu salud y para todos nosotros, que no nos perdemos tu sonrisa. 😉

4. Dar un poco más

¿Dar, qué? Lo que decidas tú. (Este propósito también se presta a que lo perfiles a tu gusto.)

Puedes dar un poco de tiempo, cariño, comida, donativos económicos… La generosidad hace de éste un lugar mejor para todos. Además de eso, a ti te ayuda a reforzar tu autoestima (a sentirte más valioso).

5. Moverte un poco más

¿Qué te parecen 10 minutos? Las personas que se proponen hacer una hora de ejercicio cada día, como no le pongan empeño, a las pocas semanas dejan de hacerlo.

Una hora quizás es mucho para empezar, pero 10 minutos, no. Ésos los puedes encontrar cada día, aunque sea para darle una vuelta a la manzana.

6. No irte a dormir enfadado

Porque descansas peor. El cerebro “guarda” más o menos intacta esa emoción negativa que tenías al posar la cabeza sobre la almohada. (Ya vimos esto.)

Ojalá no se presenten muchas noches en las que estés enfadado. Si hay alguna, intenta calmarte antes de ir a dormir.

Total, la vida es corta para dejarse la salud en tantos berriches.

7. Hacer cada día algo que te guste

Dedica unos minutos diarios a alguna actividad placentera. Busca algo que te ayude a reír, a desconectar o que te mantenga agradablemente concentrado.

Son unos minutos con los que estás cuidando también de tu salud mental.

 

Espero que alguna idea te parezca interesante y, si la llevas a la práctica, notes sus buenos efectos. 🙂

Imagen de Pink Sherbet Photography