Tiempo para respirar en un horario apretado

¿Tu horario te deja tiempo para saborear la vida?

Las rutinas y los horarios te facilitan la existencia. Ésa es una de sus grandes ventajas y otra, por supuesto, es que son el plan de ruta para conseguir tus objetivos y cumplir con tus obligaciones.

relojEso suena bien. Lo que ya no es tan positivo es darte cuenta de que has caído en la monotonía, sin saber muy bien cómo librarte de ella.

¿Cómo recobrar la espontaneidad y la frescura? ¿Cómo disfrutar de este día en el que sigues el mismo horario apretado de ayer?

Improvisa

Afortunadamente, cada día brinda detalles y oportunidades que lo distinguen de cualquier otro. Pierde el miedo a explorarlos.

Y, si no, provoca tú esas situaciones desviándote ligeramente del rígido horario. Refréscate. Sé un poco impredecible y haz algo distinto. Este día lo merece, porque es único.

Diviértete

¿Hay alguien que se divierta haciendo cada día el mismo trabajo durante unos cuantos lustros seguidos?

Depende de la actividad, claro. Pero ya habrás comprobado que hay días más duros y otros más ligeros, amenos e incluso con sus momentos divertidos.

Y, si no los hay, empléate con diligencia en lo que tengas que hacer y luego tómate un merecido descanso.

Mantén la calma ante los imprevistos

Cuando tienes la agenda atestada, basta un pequeño suceso para descolocar los horarios. Trata de estar abierto a esos imprevistos, acéptalos.

Hay cosas que escapan a tu control. Así es que deja el agobio a un lado y, si puedes, enfoca el asunto con sentido del humor.

Prefiere la calidad

Al final, no cuenta el número de horas que pasas haciendo una tarea, sino lo productivo que eres en ese trabajo. Puedes rendir más o rendir menos.

Y lo mismo pasa con el ocio. Por ejemplo, un día puedes estar 2 horas practicando tu hobby preferido sin que las disfrutes. Otro día, le dedicas sólo 15 minutos y te lo pasas mejor.

En lo personal, la calidad cuenta más que la cantidad, tanto en el tiempo de trabajo como en el tiempo de descanso. Algo que puede ser una buena guía a la hora de fijar esos horarios que dependan de ti.

 

En resumen: Aprovecha el tiempo que dediques a cada cosa, busca momentos agradables, diferentes, significativos… Procura no perder la chispa. Procurémoslo. 😉