4 Estrategias para tiempos de adversidad

A todos nos toca afrontar experiencias difíciles en algún momento de nuestra vida, pero no lo hacemos de la misma manera.

Ante la adversidad, tenemos en común una misma cosa: un flujo de fuertes emociones, difíciles de manejar, combinado con un sentido de incertidumbre hacia el futuro, según la APA (American Psychological Association).

En esta situación hay personas que se hunden más fácilmente que otras.

Encontramos en un extremo a quien no levanta cabeza tras un golpe de la vida y, en el otro, a quien se esfuerza en ver las oportunidades que se presentan en medio de la desgracia.

espera

Es cierto que no todas las personas tenemos los mismos apoyos ni las mismas armas para afrontar los tiempos difíciles. Pero sí hay algo que nos puede ayudar a TODOS, independientemente de otras circunstancias:

RESILIENCIA.

La resiliencia no es un rasgo del carácter. Es una capacidad que desarrollamos con el tiempo y que cualquiera de nosotros puede cultivar.

Como ya dijimos, se trata de la capacidad para superar esas pruebas tan difíciles que nos pone la vida. Ante la adversidad, la persona resiliente trata de mantenerse en pie y busca la manera de salir adelante.

Eso no lo logra de la noche a la mañana, sino enfocándose en distintos puntos que ya comentamos, de los cuales en Psychcentral resaltan cuatro:

Céntrate en construir relaciones

Las relaciones fuertes y sanas constituyen un enorme apoyo ante situaciones de adversidad.

Pero las relaciones no se construyen en un día. Hemos de hacerlas crecer aportando y recibiendo respeto, cariño, confianza, honestidad…

Acepta el cambio

Ante un suceso desagradable, es natural desear al principio: “Ojalá no hubiera pasado esto…

Pero una vez procesado el golpe, es inútil pelear contra la realidad, esconderse y encerrarse en los mismos sentimientos.

Poco a poco, hemos de aceptar el cambio, por duro, doloroso e indeseable que sea. Hemos de preguntarnos qué podemos hacer y cómo encaminarnos hacia donde queremos ir.

Aprende sobre tus fortalezas

Una situación difícil brinda la ocasión para aprender un poco más sobre nosotros mismos. Porque es muy probable que, aunque éste sea el más duro, no sea el primer revés que nos da la vida.

Anteriormente hemos afrontado situaciones adversas. ¿Cómo lo hemos hecho? ¿Cómo lo has hecho tú?

¿Qué hiciste para superar otros obstáculos? ¿Qué cualidades resaltarías de tu persona? ¿Eres persistente, optimista, astuto, solidario…?

Conócete bien. Resalta tus puntos fuertes y apóyate en ellos para superar también esta prueba.

ACTÚA

Es difícil, sí. Sin embargo, cada pequeño paso cuenta. Céntrate en el paso de hoy, que lo importante es ir moviéndose despacio hacia adelante.

 

Quizás te sientas solo e incomprendido. Puede que pienses que tus problemas te sobrepasan o que son mayores que los que otros afrontan.

Pero, a pesar de lo que creas, tú también tienes la ocasión de levantarte y seguir adelante. Puedes generar esa fortaleza. No lo dudes.

Imagen de Emmanuel Frezzotti