Estrenamos un año: ¡FELICIDADES!

Si sólo estrenar un día ya debería de ser emocionante, estrenar el primero del año lo es más si cabe.

En alguna parte escuché que lo que eliges hacer el uno de enero repercute en cómo será el resto del año. Espero que no sea así, porque algunos inauguramos el año algo amodorrados por la resaca de las celebraciones.

Pero, resacosos o no, muchos sentimos el cosquilleo del estreno mezclado con la esperanza de que el nuevo año nos sonría.

Que nos sonría o no, en buena parte depende de lo que hagamos. Aunque también hay que contar con esa otra parte que no está en nuestras manos y esperamos que sea favorable.

día de año nuevo

Hoy es el día en el que mutuamente nos deseamos lo mejor para el año entrante. “Feliz año nuevo” es la frase más repetida y tampoco puede faltar aquí.

Por mi parte, te deseo un año que sea mejor de lo que puedas imaginar. Mejor que el que ha pasado, que ha sido muy oscuro para demasiadas personas…

Para ti, sin importar si el año pasado se vistió de rosa, de gris o de negro, deseo que éste que empezamos le gane en dicha al anterior.

Incluso los grandes logros comienzan por eso: por un simple deseo.

Así, pensando en esto, no está de más que tú, lo mismo que repites el “Feliz año nuevo” para otras personas, te lo digas a ti mismo.

Ya, ya… Esto no es Jauja. Los problemas no desaparecerán ipso facto con una felicitación o un buen deseo.

Pero, ¿cómo empiezan a resolverse los problemas? ¿De dónde sale la fuerza para seguir luchando? ¿Qué mueve la inspiración?

Todo comienza con una brizna de actitud positiva. Una actitud reflejada en un deseo, en la esperanza de que las cosas vayan a mejor.

¿Irán a mejor realmente? Por mal que vayan, sin esperanza siempre parecerán peor.

Luego, no está de más que compartamos ese deseo de felicidad. Sí, ¡FELIZ AÑO! Todo lo feliz que se pueda.

¡Intentemos que sea lo mejor posible!

feliz año nuevo

Imágenes de AlicePopkorn y Crismatos