4 Actividades para empezar un gran día

Las primeras horas de la mañana influyen bastante en cómo vivimos el resto del día.

amanecer- ¡Se me hace tarde!

Te levantas con la hora pegada. Corres hasta la ducha, donde vas abriendo los ojos y, de ahí, al desayuno acelerado frente a la tele, donde también ingieres algunas desastrosas noticias mientras te atragantas con la tostada.

Te catapultas hasta el trabajo (o cualquiera que sea tu ocupación) y suspiras: Otra vez aquí. Qué día más largo me espera…

Veamos la diferencia entre eso y empezar el día con las 4 actividades que siguen:

1. Unos minutos de reflexión-planificación

Levántate un poquitín antes (nada de dormir 5 minutos más) y dedica esos instantes a tomar contacto con el momento.

Si meditas, ésta es la ocasión perfecta. Si acostumbras a rezar, lo mismo. Y también puedes planear qué vas a hacer hoy y cómo vas a repartir el tiempo.

Nota: Esto no sirve para nada si lo haces mientras enchufas la tele o te conectas a Facebook para ver las últimas actualizaciones. ;)

2. Muévete un poco

Tu cuerpo también quiere que le hagas un poquito de caso. Házselo.

Tómate unos minutos para hacer alguna actividad física. Que no tienes que matarte haciendo abdominales, caray. Da un paseíto por el barrio.

3. Comunícate con tu familia

El movimiento te ha hecho segregar endorfinas. Te sientes bien, sin la cara avinagrada de desmañanado.

Aprovecha la circunstancia y, si vives con alguien, ten algún gesto cariñoso o conecta de alguna manera con tus seres queridos.

Diles que los quieres, con palabras o de otra manera creativa.

A lo largo del día, muchas veces pasamos más tiempo en compañía de extraños o de gente diversa. Qué menos que dedicarles unos minutos de atención a quienes son las personas más importantes de nuestra vida.

Algo que puedes compaginar con el siguiente punto.

4. Toma un desayuno en condiciones

De pie frente a la tele mientras te vas atragantando, no. Desayuna alimentos saludables en saludable calma.

 

¿Qué necesitas para hacer esto? Está claro: levantarte un poquito antes, pero vale la pena, créeme.

Si lo pruebas, ya verás como tú también lo recomiendas.