4 Grandes beneficios del aburrimiento

¿Dirías que el aburrimiento ocasional puede ser beneficioso?

Sí, lo es. A veces necesitamos estar aburridos.

Por una parte, descansamos de la estimulación constante a la que estamos sometidos y, por otra, el aburrimiento puede convertirse en la transición hacia un rumbo más interesante y satisfactorio en nuestra vida.

Desgranemos esos 4 grandes beneficios que pueden extraerse de un lapso de aburrimiento.

aburrimiento y creatividad

1. Espacio para la instrospección

Para empezar, unas personas son más propensas al aburrimiento que otras. Algo que puede estar relacionado con la concentración de dopamina (un neurotransmisor) en el cerebro. Cuanto menor sea el nivel de este neurotransmisor, más propensión al aburrimiento experimentaremos.

Pero las diferencias individuales también se extienden hacia el modo de aprovechar ese tiempo.

De ti depende que el aburrimiento sea un espacio vacío o que represente quietud y descanso frente a las continuas demandas del entorno.

Cuando frenas y te quedas a solas, el aburrimiento puede convertirse en un compás de descubrimiento; en un tiempo para explorar dentro de ti.

¿Quién eres? ¿Cómo marcha tu vida en relación a lo que quieres?

2. Llamada de atención para cambiar

El profesor Peter Toohey afirma que el aburrimiento ocasional puede ser muy beneficioso, al poder convertirse en un incentivo que dispare la creatividad.

El aburrimiento hace que te plantees porqué estás aburrido y esto es un revulsivo para el cambio, para buscar algo mejor.

3. Soñar despierto

Las personas que se aburren más son también las más propensas a soñar con aquello que les falta.

Veamos esto desde el lado positivo. Siempre que no te pases el día en la nube, soñar despierto tiene grandes ventajas. Entre ellas, que impulsas el pensamiento creativo.

De hecho, hay estudios que invitan a que no le tengamos miedo al aburrimiento y que lo aprovechemos para explorar con la mente nuevos rumbos y escenarios.

Quizás de ahí salga la idea o la motivación para poner en práctica un buen cambio.

3. Impulsa a ser altruista

Gracias a ese lapso de aburrimiento, pongamos que llegas a la conclusión de que deseas escapar de la rutina y darle un nuevo sentido a lo que haces.

Pues, a muchas personas, esta motivación les inspira a reunirse con otras para compartir actividades o para hacer algo por ellas. Es decir, se envuelven en conductas prosociales. (Fuente)

Con esa actitud todos salimos ganando, como argumentamos aquí: Beneficios de ayudar a los demás.

Ése es el lado bueno. También conocerás a personas que superan su aburrimiento metiendo las narices en las vidas de otros. En fin, depende de la decisión que cada uno tome.

4. Previene aburrimientos peores

Como hemos visto, el aburrimiento ocasional es muy positivo si lo utilizas a tu favor: reflexionando sobre tu vida, planteándote cambios y llevándolos a cabo.

Otra cosa es que no utilices esa llamada de atención que surge del aburrimiento y que te instales en él indefinidamente.

Un aburrimiento constante, profundo y sostenido en el tiempo es más difícil de romper. Difícil, que no imposible.

También se pueden superar poco a poco esos largos períodos de hastío y apatía vital. Pero, si te puedes ahorrar caer ahí, tanto mejor.

Imagen de Furryscaly

Anterior:
Siguiente: