Cuando tus buenas noticias son mal recibidas

Hablamos de autoestima y de buenas noticias para recordar que no podemos dejarnos influir en exceso por la reacción de ciertas personas ante lo bueno que conseguimos o que nos sucede.

¿Por qué?

Porque habrá quien se alegre de corazón y lo celebre con nosotros; habrá a quien no le importe y también estarán esas personas que harán comentarios poco afortunados al respecto.

Comentarios que no merecen digerirse.

¿Te ha pasado alguna vez? ¿Has ido a contarle una buena noticia a alguien, que supuestamente te quiere, y esta persona te ha hecho sentir que no vales lo suficiente para eso que has logrado?

decepcionada

– Me han elegido a mí para el puesto.

– ¿A TI? Qué suerte has tenido…

¿Suerte? Y, según el tono de la respuesta, te quedas pensando: ¿Acaso no valgo lo suficiente como para que me elijan a mí?

No nos quedemos con la “suerte”. Habrá quien insinúe que estás donde estás por enchufe, porque hayas puesto la zancadilla al resto o porque les hayas hecho favores “íntimos” a los de arriba… Qué más da. El caso es que sientes que indirectamente cuestionan: ¿Qué tienes TÚ de valioso para conseguir eso?

¡Ojo! Puede que quien te contesta no esté atravesando su mejor día o esté desinspirado en ese momento, a pesar de lo mucho que te quiere.

Pero, ya que estamos, pongámonos en el peor panorama.

Será por envidia…

En ciertos casos, sí. Le das la buena nueva a alguien y a la persona que te envidia le sienta como si le hubieras dado un rodillazo en el estómago.

Se lo toma como un insulto; como un menosprecio; como si al conseguir tú algo de valor le estuviéses robando lo que él/ella merece más que tú.

O quizás sea conveniencia

Hay otro tipo de gente que no celebra lo bueno que te pasa, simplemente, porque el concepto que tienen de ti es el que más les conviene.

Son personas que te consideran inferior comparado con ellas y que no prestan demasiada atención a tus cualidades o logros, porque quieren verte de ese modo.

Ellos están arriba. Tú, abajo. Y así tienen más control y se sienten mejor. (Haber, hay de todo.)

¿Eso significa que tú también tengas que mirarte con esos ojos?

Conclusiones

Si vas a contarle algo estupendo a alguien y la respuesta de esta persona te hace sentir mal, no le des tanta importancia.

Observa que en ese comentario no te reflejas tú, sino la impresión (negativa) que esa persona tiene sobre ti o lo mal que se está sintiendo en ese momento.

Lo cual no significa que tengas que estar de acuerdo y que tú también debas mirarte con esos ojos. Todo lo contrario.

Tú tienes tus méritos y tus cualidades, como todo el mundo. ¿Que hay personas que no quieren verlo o les molesta? Bueno. Qué se le va a hacer…

Su falta de apoyo y reconocimiento NO hará que lo bueno que hay en ti desaparezca.

Imagen de lism