5 Acciones amables que hoy serán bien recibidas

hablarLas grandes acciones no son las únicas que cuentan para hacer de este mundo un lugar más amable y acogedor.

Los gestos sencillos y pequeños también contribuyen a que se extienda ese espíritu positivo que a todos nos hace la vida más agradable.

¿Qué? ¿Te apuntas conmigo a lo siguiente?

1. Mostrar un poco de cortesía

Nos referimos a esa serie de palabras que se emplean para mostrar consideración y respeto a los demás. Ésas como: Por favor, Gracias, ¿Me permite?

Quizás alguien las considere un formalismo arcaico. Pero lo cierto es que sientan muy bien a quien las recibe. Y que probablemente tienda a corresponder del mismo modo, correcto y atento.

2. Contagiar energía positiva

Si te has levantado pletórico de alegría, esto es fácil. Por dondequiera que vayas, las personas captarán ese virus contento y se dejarán contagiar, si lo desean.

Y fíjate si es fácil que se contagien las emociones, que con poco que sonrías (si no estás muy chispeante) ya estás cambiando a mejor el ambiente.

Quizás, haya quien reciba con mucho gusto ese gesto al que tú no das tanta trascendencia. No lo sabrás, si no pruebas.

3. Dedicar palabras de afecto

Cuesta muy poco tiempo y esfuerzo decir algo bonito a los demás (cuando lo sientes). Y hay tanto que puedes decir a diario… Desde “te quiero” a alguien a quien llevas tiempo sin decírselo, hasta un cumplido espontáneo que dirijas a quien tú quieras.

Las personas importantes de tu vida recibirán estas palabras de buen agrado y también las recibirán esas personas con las que no tienes una relación muy cercana.

Y, si no eres muy de hablar, ¿qué tal un abrazo u otro gesto?

Calor humano, afecto sincero… ¿A quién no le gusta eso?

4. Compartir

Si tienes la ocasión de compartir, hazlo. Así se trate sólo de dedicar cinco minutos de tu tiempo escuchando a una persona que lo necesite.

Cuando eres generoso contribuyes a mejorar una vida y, de paso, te sienta muy bien.

5. Agradecer

Como decíamos hace poco: Ser agradecido también es ser generoso.

Mostrar aprecio a los gestos de bondad desinteresada que recibes de los demás también contribuye a hacer que se sientan bien y a fortalecer las relaciones.

Observa qué sencillo que es extender la actitud positiva en el entorno… Basta una pequeña acción para que se note la diferencia. Con una cosita (o dos) que hagamos cada día, ya estamos poniéndonos del lado de los que quieren hacer de este mundo un lugar más amable donde vivir.

Bueno… y si el día da para hacer más de dos, tanto mejor.