Cómo empezar a superar una baja autoestima

Es cierto que una baja autoestima hace la vida más difícil. Esta circunstancia influye negativamente en multitud de aspectos, empezando por las decisiones que toma la persona que la sufre.

También es cierto que la baja autoestima está detrás de muchos padecimientos relacionados con la salud mental. Pero, en sí misma no es una enfermedad.

Ni es una enfermedad, ni un trastorno, ni una condición inmutable del ser humano, ni un problema sin solución, por muchos años que quien sea lleve considerándose a sí mismo como un escombro humano.

Al contrario. La baja autoestima sólo es una acumulación de hábitos y concepciones que no son útiles para la persona. Y eso se puede cambiar.

pose de confianza

Aquí hemos publicado muchos posts con ideas y recomendaciones al respecto. Muchísimas. Tantas, que se origina un nuevo problema: ¿Por dónde empiezo? ¿Qué hago primero?

Empieza por el respeto

Si tuviera que elegir un punto de partida para recomendárselo a alguien con baja autoestima sería ése: el respeto.

El respeto está en la base de todas las relaciones personales saludables y, por supuesto, en la que una persona mantiene consigo misma.

La persona con baja autoestima puede saber muy bien lo que es el respeto; respeto hacia los gustos de los demás, hacia sus equivocaciones, hacia sus opiniones y decisiones, pero… ¿qué hay de los suyos?

Cuando alguien se quiere poco a sí mismo, intenta satisfacer las expectativas de otros. Hace lo que puede para que los demás respeten y amen la persona que es. Incluso permite abusos y desconsideraciones de todo tipo a cambio de gotitas de aprecio.

Sólo así cree que irá aceptándose y aprendiendo a quererse. Pero el cuento es al revés…

Formas de mostrar respeto por ti mismo

El respeto comienza por uno mismo. Como hemos dicho, es el origen de cualquier relación. El punto de partida ideal, si me apuras.

Ese respeto se traduce en acciones simples y cotidianas. Quizás, desconcertantes para quienes se han acostumbrado a tratar de un modo determinado a la persona con baja autoestima y no les gusta demasiado el cambio (porque no les conviene). Pero eso ya es problema de ellos.

La persona con baja autoestima decide respetarse cuando muestra hacia sí misma esa consideración que tiene con otros.

  • Da su opinión sincera cuando se la piden.
  • Dice que no a las peticiones que no le agradan.
  • Reserva un rato para sí mima.
  • Acepta sus errores con naturalidad.
  • Deja de reírle la gracia al típico que le hace un comentario inapropiado.
  • Etc.

Un día, un paso. Otro paso al siguiente. Esta persona que sabe respetar a los demás no tiene que aprender nada nuevo. Tan sólo comenzar a hacerlo consigo misma.