Aceite de oliva y frutos secos para cuidar el corazón

El aceite de oliva y los frutos secos, en combinación con la dieta mediterránea, han demostrado ser los mejores aliados para cuidar la salud cardiaca.

Cuidar el corazón depende de llevar una vida saludable, y ésta pasa por una alimentación sana y equilibrada.

aceite de oliva y frutos secosSegún el estudio publicado por el CIBERobn (Centro de Investigación Biomédica en Red- Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición) en la revista The New England Journal of Medicine, el aceite de oliva y los frutos secos, en el marco de la dieta mediterránea, reduce la posibilidad de padecer problemas de tipo cardiovascular.

Durante 5 años se estudió a casi 7.500 personas de toda España que padecían diabetes o bien se encontraban en grupos de riesgo por tabaquismo, hipertensión u obesidad.

Las personas que siguieron una dieta mediterránea en conjunción con la ingesta de aceite de oliva virgen extra (50 ml al día) o de frutos secos (30 g al día) mostraron una menor incidencia de problemas cardiovasculares tales como ictus o infarto de miocardio respecto a aquéllos que simplemente redujeron su consumo de grasas.

Se trata de uno de los estudios más sólidos realizados a nivel científico hasta el momento. El número de participantes, los años empleados en el seguimiento y el control de las distintas variables hace que los resultados puedan generalizarse al conjunto de la población, cuya salud se vería beneficiada al adoptar una dieta de estas características.

Las bondades de esta forma de alimentación se extienden también a la gente joven que, por su forma de vida, están cada vez más lejos de una dieta sana y equilibrada. Además, se podrían evitar miles de problemas cardiovasculares que afectan, sobre todo, a personas que se encuentran entre los 60 y los 80 años.

De esta forma, la dieta mediterránea se confirma como uno de los patrones dietéticos más saludables, tanto para el mantenimiento de la salud como para la prevención de enfermedades cardiovasculares.