Alimentos milagro y súper-alimentos

En los últimos años se ha hecho habitual oír hablar de que algunos alimentos poseen cualidades extraordinarias para prevenir e incluso curar algunas dolencias y enfermedades.

Pero, ¿qué hay de verdad en los alimentos milagro y súper-alimentos?

alimentos milagroLa industria del bienestar y de la salud es una de las más prósperas. Resiste bien los embates de las crisis económicas y se adapta bien a los tiempos de bonanza, pues gozar de una buena salud es imprescindible para poder disfrutar de una vida plena.

De cuando en cuando, la industria nos regala alimentos que prometen lo imposible: prevenir e incluso curar enfermedades para las que la ciencia no ha encontrado solución.

Así, se ha llegado a afirmar que el brócoli, por ejemplo, “protege los pulmones”, “detiene la expansión del cáncer de mama” y puede “deshacer los daños causados por la diabetes”, y que una onza de chocolate al día “elimina el riesgo de ataques cardiacos”.

Lo cierto es que resulta sumamente complejo conocer el efecto que un único alimento tiene sobre nuestro organismo. A diario consumimos tantos alimentos distintos que es imposible aislar los efectos de uno sólo y atribuirles las cualidades que se les presuponen.

Además, los estudios sobre los que se apoyan este tipo de investigaciones se basan en muestras muy pequeñas, en grupos de personas tan reducidos que resulta una osadía atreverse a generalizar los resultados al conjunto de la población.

Muchos de los alimentos que se etiquetan como alimentos milagro por el gran público terminan demostrando que no lo son tanto.

Es el caso de las bayas de Goji, que comenzaron siendo poco menos que el elixir de la eterna juventud y terminaron siendo un alimento con propiedades antioxidantes al que, simplemente, distribuidores y vendedores habían sobrevalorado como estrategia de venta.

La clave está en una dieta equilibrada. Ya que no hay evidencias reales de que existan alimentos milagro y súper alimentos que nos mantengan sanos, nos curen de enfermedades o salven nuestras vidas, es mejor no concentrarse en comer un solo alimento con la esperanza de que vaya a hacer milagros en nuestra salud.

Lo razonable es seguir una dieta equilibrada que incluya una gran variedad de alimentos para asegurarnos de que obtenemos todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita.