Confianza en ti mismo sin complicaciones

En muchos lugares (y aquí mismo) encontrarás baterías de ideas y hasta métodos más o menos complejos para ir aumentando la confianza en ti mismo.

¡Oh! La confianza… Ese sentimiento de seguridad y solvencia cuando estás frente a cualquier tarea o emprendimiento…

Es un sentimiento valioso, ¿verdad? Pues déjame decirte que lo podemos generar fácilmente, sin complicarnos la existencia.

generar autoconfianza

Lo que sabemos sobre la autoconfianza lo podemos sintetizar en una sola palabra: mejorar. Sí, como en todo hay excepciones, pero hoy nos quedaremos con esto. Mejorar en lo que haces te da confianza.

Gota a gota, llenamos el tanque de la confianza

Cada uno de nosotros es hábil en tareas y situaciones distintas. Pongamos que tú eres un as de la cocina, que se te dan de cine las artes marciales o que no te cuesta romper el hielo cuando hablas con personas desconocidas.

Obviamente, eso no ocurrió de la noche a la mañana. No empezaste a leer un libro de recetas y, con toda la confianza del mundo, al ratito tenías controlado el mundo de los sabores.

¿Qué hubo entre el momento en que comenzaste a hacer algo y aquél en el que sentías la confianza de saber desenvolverte más o menos bien? Una mejora constante.

La mejora alimenta la motivación

Mejoraste porque te entrenaste. Cada pequeño paso que diste fue una mejora. Y, al darte cuenta de que estabas progresando, te motivabas para seguir adelante.

Desde el mismo momento en el que comenzaste (lo que sea) estuviste construyendo esa confianza.

No creas que la confianza sólo la tienen los expertos, los “números uno”. Es más, que seas una eminencia motiva más a los otros (que intentan aprender de ti o superarte). A ti te sirve de poco creerte un experto.

Lo que te sirve es centrarte en aprender algo que no sabías ayer, superarte a ti mismo, sin fijarte en quién va por delante o por detrás.

Así vas ganando en confianza. Te vas dando cuenta de que las cosas que te importan van saliendo adelante gracias a tu dedicación… ¡Y eso te impulsa!

¿Por dónde empezar?

Eso sólo lo sabes tú. A cada uno de nosotros le interesa mejorar en varias cosas. ¿Qué tal si eliges algo?

Céntrate en lo que has elegido y ve despacito, paso a paso. Si sigues por ese camino, irás mejorando. ¿Y sabes qué? Esa confianza que vas acumulando en esa área es probable que te impulse para enfrentarte a otros retos, quizás distintos.

Conclusión: Si deseas tener más confianza en ti mismo, intenta mejorar hoy (un poquitín) tu propia marca… en lo que sea que te has propuesto.