10 Cualidades de un buen amigo

¿Qué virtudes tendría el amigo perfecto?

¿Perfecto? Bueno, como lo perfecto no existe, hagamos la lista con las cualidades que habitualmente adornan al amigo ideal.

Nos las cuenta Alice Boyes, en Psychology Today, y nos servirán de auto-análisis, así como de evaluación de esas amistades nuestras.

Piensa en alguien… ¿Ya?

Veamos qué tal se adapta al cuestionario.

amistad

1. ¿Distingue cuándo le estás pidiendo consejo?

Hay veces en las que acudes a un amigo para que te ayude a pensar en soluciones para un determinado problema. Pero otras veces tan sólo necesitas que te escuche.

¿Tu amigo sabe distinguir entre una cosa y otra… o se lanza directito a darte consejo sin que se lo hayas pedido?

2. ¿Propone que hagáis actividades juntos?

Las relaciones se refuerzan cuando se comparten actividades. Si tu amigo muestra un total desinterés en esto, mal vamos.

Bueno, quizás no te proponga actividades, pero sí se apunte a las que tú planees. Esto es comprensible, porque no todo el mundo tiene esa disposición de llevar la iniciativa.

3. ¿Compara tus problemas con los suyos?

Pocas cosas sientan peor en una relación que el hecho de que tú vayas a hablar con alguien de un problema que te preocupa y que esa persona, porque sí, le quite importancia: Su problema es más grande.

Caramba. Necesitas que te preste un poquito de atención. Ya tocará hablar de lo suyo…

4. ¿Te ayuda a sentirte bien contigo mismo?

Un amigo ve lo bueno que hay en ti y, cuando a ti se te olvida, te lo recuerda. ¿O no haces tú eso con tus amigos?

Alguien que te quiere bien trata de sacar la mejor versión de ti mismo y te cuida. Si no, no es tu amigo.

5. ¿Es discreto?

Un amigo sabe guardar secretos y trata con discreción los asuntos delicados que le cuentes. Si le confías algo y al ratito lo ha publicado por todo el vecindario o en su cuenta de Twitter, vaya perla…

6. ¿Hace lo que te dice que va a hacer?

Si has quedado en algo con tu amigo, qué menos que éste cumpla con su palabra, a menos que haya algún motivo de peso que lo impida.

¿Acostumbra a dejarte tirado cada dos por tres? Si es así, tampoco suma puntos.

7. ¿Te dice las cosas con tacto?

Si hay algún tema de conversación o asunto en el que tú te sientes más vulnerable, un amigo se esfuerza por decirte lo que te tiene que decir para que no te duela tanto. Es considerado abordando el tema y elige las palabras con cuidado.

La honestidad no está reñida con ser cuidadoso siempre que se pueda. ¿O es que prefieres un amigo “sincero” de este tipo?: — Estás engordando tanto, que no me extraña que nadie se fije en ti.

8. ¿Se interesa por los eventos importantes de tu vida?

Un amigo se interesa por saber qué tal te fue en esa entrevista o en cualquier otro suceso que sea importante para ti.

¿Suele acordarse de esas cosas? ¿Te pregunta sobre ellas?

9. ¿Mantiene ese interés incluso cuando ha de ocuparse de lo suyo?

Si tu amigo tiene un asunto importante entre manos, como su recién estrenada relación (por ejemplo), ¿sigue buscándote de tanto en tanto?

Bueno, lo mismo toma distancia un tiempo, en tanto se adapta al cambio… y luego vuelve. Cosa distinta sería que te eliminara indefinidamente de su vida. ¡Qué palo!

10. ¿Te hace reír?

No se trata de que sea el payaso Krusty, sino de que sepa o intente poner una sonrisa en tu vida cuando vea que lo necesitas, en lugar de “ayudarte” a escarbar en el pozo de la amargura.

En tu caso, no sé. Pero a mí sí me queda bastante que mejorar como amiga, sobre todo en lo que respecta a dedicar más tiempo a la amistad.

Estoy en ello. Ninguno de nosotros nació sabiendo ser el amigo perfecto y nos toca aprender por el camino. Y, a tenor de lo que puede enriquecerse nuestra vida, de paso que enriquecemos la de nuestros amigos, bien vale la pena hacerlo.

¡Ah! Y si tienes cerca de ti a alguien que posee un buen número de estas cualidades, cuídalo mucho. Él/ella es un tesoro andante.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...

Comments

  1. Daniela says:

    Buenas tardes! Me encanta frescura y predisposición a ser feliz, es muy importante. ¿Alguna reflexión para el punto 9? cuando una amiga te cambia por un novio.

    Un abrazo!

    • Casandra - TBM says:

      Hola, Daniela!

      Si tu amiga acaba de estrenar su relación, quizás ande con las hormonas muy revolucionadas. 😆 Yo le tendría un poquito de paciencia, si es el caso.

      Pero si no es cuestión de la euforia inicial, sino que te ha hecho perennemente a un lado, tendrás que aceptar su decisión. No queda de otra. :S

      A mí me pasaron cosas de éstas en su día y lo que hice fue reforzar más otras relaciones. Total, aunque de primeras era un poco triste perder de golpe una amistad, no me iba a quedar sola y “depre” esperando… Por lo que empecé a salir con otras amigas y demás, y me fui acostumbrando a la nueva situación.

      No es algo que se haga con la facilidad de apretar un interruptor… Pero, en fin, uno al final va encontrando el camino y superando estos pequeños baches…

      Gracias por comentar, ¿eh? Besos! 🙂