En paz contigo y con el mundo

Qué instante de plenitud más glorioso es ése en el que respiras con calma, sintiendo que estás en paz contigo mismo y con el mundo.

Un instante en el que…

Te sientes agradecido

Has abierto los ojos para darte cuenta del gran valor que tienen las personas y las cosas que te rodean.

Encuentras equilibrio

Miras serenamente dentro de ti. Observas. Decides establecer nuevas prioridades; un nuevo orden, diferenciando lo importante de lo accesorio. Acallas el ruido.

árbol

Dejas ir cargas y disonancias innecesarias. Poco a poco, va surgiendo la armonía.

Estás en el mejor lugar y en el mejor momento.

Respiras llenándote de energía

En este instante salen de ti envidias, rencores y dramas retenidos, dejando lugar a la calma y a la luz.

Aparcas tensiones, encuentros desafortunados y rencillas, para sentir plenamente la paz del momento.

Lentamente, la tranquilidad se instala en tu alma y la saboreas como el manjar más delicioso.

Está en ti

Sólo tú puedes provocar ese instante.

No esperes a que este mundo loco se frene en seco. No lo condiciones a que otros te dejen hacerlo o no. Porque, si lo quieres experimentar, la decisión es tuya.

Busca esa paz dentro de ti. De hecho, sólo puede nacer de ti.

Imagen de BurgTender

Comments

  1. Puedo garantizar que siempre hay tiempo para eso. Por muy ocupados que creamos estar. Esos momentos de paz, esos otros pequeños momentos y una actitud un poco “desdramitizante” son los que nos hacen sentir que “la vida vale la pena”.
    Gracias por compartir y felicidades por hacerlo de una manera tan sencilla, tan humana, con humor, con respeto…
    Me encanta pasar todos los dias (o casi) por este espacio

    • Hola, Malú!
      Qué bien me viene tu comentario hoy que ando de remodelaciones en el blog. Con lo que estresa eso, ja, ja…
      Cuídate mucho y muchísimas gracias por tus palabras. 🙂