Importancia de los valores personales

Los valores personales vendrían a ser ese conjunto de reglas o principios que cada uno elige para gobernar su vida.

Algunos valores nos los transmiten nuestros padres o la gente más cercana. Otros, los vamos adquiriendo por nuestra cuenta, conforme vamos acumulando conocimientos y experiencias.

¿Cuáles son tus valores?

¿Qué es lo más importante para ti? La fe, la belleza, el éxito, la honestidad, la bondad, la creatividad, la humildad…

decisiones

Quizás hayas pensado alguna vez sobre cuáles son las cosas que realmente te importan. Puede que hasta hayas hecho una lista con todas ellas.

Pero, incluso si no te has dado este trabajo, tus valores están ahí, como un activo intangible que te servirá de guía y apoyo en bastantes ocasiones.

Sólo tienes que descubrirlos y ordenarlos, si aún no lo has hecho. Porque conocerte bien a ti mismo te ayudará a saber qué quieres y a dirigir tu vida como tú decidas.

¿Para qué sirven los valores personales?

Tu sistema de valores se refleja inevitablemente en algo que haces muy a menudo: tomar decisiones.

Bueno, quizás no se refleje en las decisiones triviales del estilo: ¿Le pongo leche al café? Pero sí sale a flote en todas las decisiones que son trascendentes.

Te habrás dado cuenta de que, cuando tomas una decisión que es congruente con tus valores personales, te sientes bien. Y cuando esa decisión se separa de tus valores, todo lo contrario.

Por ejemplo, si uno de tus valores es la honestidad, no te sientes bien cuando decides mentir (por cualquier motivo).

Los valores personales son una guía para la vida.

Una guía que está detrás de las actividades que realizas a diario; de las responsabilidades que asumes; de las metas que te planteas y, cómo no, de las relaciones que estableces con los demás.

Tus valores le dan significado a todo cuanto haces. Son una parte muy importante de ti; una parte que conocer, que cultivar y que utilizar como timón cuando pierdas el rumbo.

Cuídala. Protégela. Defiéndela.