11 Maneras de mejorar tu sueño

Probablemente, el sueño sea una de las cosas más importantes en nuestra vida.

Si no dormimos bien, no funcionamos bien.

Por lo que, una vez más, tratamos de hacer lo que esté en nuestra mano para que este descanso sea lo más reparador posible.

Y empezamos por apuntar e interiorizar estas 11 ideas saludables:

sin dormir

  1. Acostúmbrate a llevar una rutina de horarios. Levantarte y acostarte a las mismas horas, más o menos, y dormir en el mismo lugar son factores que ayudan a mejorar la calidad del sueño.
  2. Muévete más. Incluye en tus actividades diarias un tiempo de ejercicio físico; mejor por la mañana, si es intenso. En el caso de actividades relajantes como el yoga, no importa. Puedes hacerlas por la noche.
  3. Controla el consumo de cafeína a partir de las cuatro de la tarde (más o menos) y sé consciente de la cantidad que consumes. Algunas personas tomamos varios cafés al día. Sobra decir que, si tomamos alguno muy avanzada la tarde, es probable que nos cueste más conciliar el sueño.
  4. Haz tus siestas cortas. No hace falta suprimir la siesta para caer rendido por la noche. Pero intenta que esos descansos sean cortos: de entre 15 y 20 minutos, no más, y siempre a media tarde. Evita las siestas nocturnas.
  5. Intenta relajar y preparar tu cuerpo para ir a la cama. Para eso, es recomendable no comer cenas demasiado pesadas ni realizar actividades muy estimulantes. Es mucho mejor leer un libro que estar atareado con documentación del trabajo, por ejemplo.
  6. Si eres de esas personas que se levantan al baño por las noches y luego les cuesta dormirse, lo mejor es no beber líquidos dos horas antes de acostarte e ir al baño justo antes de ir a la cama.
  7. Evita el consumo de alcohol. Es cierto que si se beben unas copas de más es más fácil quedarse dormido. Pero no es una costumbre sana (el sueño es de peor calidad) y, además, debido a la cantidad de líquido que has ingerido, te levantarás más al baño.
  8. Controla la melatonina; una hormona que induce al sueño. A la hora de dormir, el cuerpo necesita aumentar su concentración, por lo que es recomendable que evites el exceso de luz por la noche.
  9. Cuida tu cama (que es tu santuario del descanso) y haz que sea cómoda; que sea un auténtico placer tumbarte en ella. Asegúrate de que el colchón y la almohada son adecuados, y cambia las sábanas regularmente.
  10. Respeta tu cama: Resérvala para dos esplendorosos momentos: practicar sexo y dormir. Todo lo demás, va fuera.
  11. Come bien. La dieta es muy importante a la hora de dormir. Lo suyo es llevar una alimentación variada y equilibrada.

Lo anterior es un repaso. Nos lo sabemos muy bien. Ahora, queda practicarlo. Yo tengo aún que mejorar con el tema del café y con sacar de la cama actividades que no van en ella.