Motivación urgente en 3 pasos

Necesitas algo que te ayude a arrancar… ¡ya! Por delante tienes un montón de trabajo y ni pizca de ganas de realizarlo.

Ya has probado a motivarte con recursos variados, pero la inspiración no llega.

No te sirve pensar en la recompensa del trabajo ni en las consecuencias negativas que se deriven de no hacerlo. Estás atascado.

Pues, por horrenda que te parezca esta situación, tiene remedio. De hecho, casi todos hemos pasado por ahí alguna vez.

desmotivadaCompartiré contigo mi estrategia para sacar adelante un día de motivación nula como éste. Y te contaré porqué funciona…

1. Deja de quejarte

De acuerdo. Estás desmotivado y, a la vez, atosigado por un montón de problemas. Pero repetírtelo a ti mismo (o a otras personas) no va a cambiar la situación.

Abandona ahora mismo con esos pensamientos. ¿Cómo? Como prefieras: Dándote una ducha rápida, paseando por un parque o tomándote un delicioso café. Elige algo placentero (y cortito).

Después de este breve momento de relajación, vamos al siguiente paso.

2. Corta con lo que te tiene atado

¿Qué distracciones te están sirviendo de coartada? Apágalas.

Sal de Facebook, de Twitter, del influjo de la tele o de cualquier otro pasatiempo. ¡A la porra con todo!

No lo pienses. Corta con eso y ponte cara a cara con lo que tienes que hacer. Lo que sigue es evidente…

3. Acción

No es tan complicado ponerte de inmediato con lo que tienes que hacer. Cuando se hace difícil es si le das muchas vueltas.

Tú pensarás: “Pero es que no estoy motivado…”

Bueno. Quizás no lo estés ahora, pero ya lo estarás. Porque la acción llama a la acción. Y lo contrario también se cumple: La inacción produce inacción.

Cuanto menos haces, menos quieres (que decían las abuelas, con mucha razón.) Esto es: Cuanto menos cosas hagas, más desmotivado estarás.

  • Si haces algo de ejercicio hoy, mañana no estarás tan desmotivado.
  • Si estudias un poco hoy, mañana no te vendrá tan largo.
    Quien dice “mañana” dice… en días sucesivos.

La cosa es ponerse, sin pensar, cuando la motivación está a cero. Poco a poco se va saliendo de ahí.

Por supuesto, todo esto está escrito contando con que estés bien descansado, alimentado y demás; cuando lo único que tienes es un bajonazo de ánimos. Si es el caso, ya has visto que puedes remontar esa falta de motivación.

¡Venga! Da el primer paso, que el resto es inercia. ¿Qué te impide hacerlo ahora mismo?

Comments

  1. ¡¡¡¡Vamos a ello!!!!!!!!!!!!!!
    Gracias por todos tus días.
    Feliz verano.

    • Casandra - TBM says:

      ¡¡¡Feliz verano, Malú!!!
      Vamos a aprovecharlo lo mejor que se pueda.
      Y gracias a ti por traerlo hasta acá. Por cierto, qué alegre y veraniego está tu blog… 🙂