Las ventajas de un desayuno rico en proteínas

Tomar un desayuno rico en proteínas puede ayudarte a aumentar tus niveles de energía, a perder peso y a mejorar tu sistema inmunológico, entre otras cosas.

Entérate de cuáles son los principales beneficios de incluir proteínas en la primera comida del día.

energía por la mañana

Aporta a tu cuerpo los elementos básicos que necesita

Las células de tu cuerpo están siempre en constante renovación. Las que mueren son reemplazadas por otras y las que han sufrido algún daño son inmediatamente reparadas por nuestro organismo.

Las nuevas células que produce nuestro cuerpo pueden ser más fuertes que las células viejas que ya murieron, pero también más débiles.

Para que tu cuerpo pueda construir unas células, músculos, tejidos y tendones fuertes, necesita proteínas. Las proteínas son los “bloques de construcción” de las células, algo así como los ladrillos que el organismo emplea para crear nuevos tejidos.

Las proteínas que consumimos a través de los alimentos se convierten en aminoácidos, que luego darán lugar a un gran número de diferentes células del cuerpo.

Si no consumes suficientes proteínas, los músculos simplemente no podrán desarrollar todo su potencial.

Lo mejor es tomar una dosis completa de proteína por la mañana, nada más levantarse, para que el cuerpo tenga a su disposición los aminoácidos que necesita durante el día para hacer su trabajo.

Te da más energía

Las personas que no consumen suficiente proteína a menudo se sienten cansadas cuando se levantan temprano por la mañana y necesitan cierto tiempo para activarse.

Esto suele deberse a una falta leve de hierro, no lo suficientemente grave como para darle la clasificación clínica de anemia, pero sí para manifestar los mismos síntomas, aunque más suaves.

Tomar una cantidad adecuada de proteína en el desayuno te puede ayudar a hacer frente a estados anémicos y a abordar el día con energía.

Llénate de energía para sacarle partido al día de hoy.

Ayuda a quemar grasa

Las proteínas necesitan más energía corporal para ser procesadas que los hidratos de carbono o las grasas. En otras palabras, queman más calorías en el proceso de la digestión que otros alimentos.

En este proceso, tu cuerpo también genera más calor, lo que hace aumentar tu tasa metabólica en reposo o tasa metabólica basal (TMB).

La TMB es, básicamente, la cantidad de calorías que se consumen al durante el día por los procesos vitales, sin contar el ejercicio físico.

La gente suele subestimar en general el poder de la TMB. Si, por ejemplo, estás consumiendo 2000 calorías al día y no ganas ni pierdes peso, entonces eso significa que tu TMB quema 2000 calorías al día.

Al comer proteínas nada más levantarte, le estás dando un importante impulso a la quema de grasa corporal, ya que vas a quemar más calorías durante el día, sin tener que trabajar un sólo músculo.

Estimula tu sistema inmune

Las proteínas también ayudan a estimular tu sistema inmunológico. Los glóbulos blancos, al igual que cualquier otra célula del cuerpo, necesitan una buena nutrición para la construcción y reconstrucción de sí mismos.

Cuando no consumimos suficiente proteína, el sistema inmunológico se debilita y somos más vulnerables a todo tipo de bacterias y virus.

No es ningún secreto que las personas que se alimentan mal enferman con mayor facilidad.

Como se puede ver, tomar un desayuno rico en proteínas puede ayudarte a potenciar tu salud física y a mejorar cómo te sientes a lo largo de toda la jornada.

Prueba a añadir proteínas en tu desayuno para disfrutar de todas sus ventajas.