Un paso atrás y varios hacia delante

Todos conocemos esa frase guerrera que dice: ¡Para atrás, ni para coger impulso!

Y, sí. Esa determinación poderosa nos hace falta en algún momento de nuestra vida. Pero, en otras ocasiones, dar un paso atrás (para impulsarte) es la más sensata de las ideas.

¿Cuándo, por ejemplo?

  • Cuando estás cansado de una situación y te alejas un poco para analizarla mejor.
  • Cuando estás estresado y te tomas unas vacaciones, para volver a la carga más “impulsado” que nunca.
  • O cuando cometes un error y te quedas enmendándolo y haciendo ajustes varios. Te retrasas hoy, pero a futuro es probable que no lo vuelvas a cometer.

pasos

Dar un paso atrás no es una tragedia

No es una tragedia, claro está, cuando lo tienes previsto para reorganizarte, para volver a concentrarte en una situación o para tomar fuerzas.

Pero tampoco lo es cuando lo das sin que te apetezca:

  • Cuando estás enfermo y no puedes seguir trabajando en tu proyecto.
  • Cuando te saltas la dieta, cayendo redondito en una suculenta tentación.
  • Cuando echas el día por alto quedándote en frente de la tele, rompiendo la racha de productividad en la que habías entrado.

Incluso las cadenas más virtuosas se rompen, por una causa o por otra. Todos tropezamos, caemos y damos pasos atrás.

¿Y qué? Aunque des un paso atrás, lo conseguido hasta ese punto nadie te lo quita.

Antes de sentirte mal contigo mismo, mira todo lo que has avanzado. No dejes que la culpabilidad o la tristeza se apoderen de ti y te griten que todo el esfuerzo fue en vano.

No ha sido así. Cada uno de los pasos que diste dejaron su huella. Y, si ahora te ha tocado dar uno hacia atrás, ¿qué te va a impedir que mañana des dos hacia delante?

Aprovecha la experiencia

Abandona el perfeccionismo rígido y date permiso para fallar de tanto en tanto. Porque de los pasos atrás también se aprende.

Se aprende a afrontar la decepción y también la manera de evitarlos la próxima vez.

Toma aire. Reflexiona. Y mira el paso que tienes justo por delante. Pronto, ese paso fallido que diste habrá quedado muy, muy atrás.