Vacaciones más cortas y frecuentes para reducir el estrés

Deshacerte del estrés para regresar renovado a la rutina cotidiana es una de las grandes ventajas que tienen las vacaciones.

Ahora bien, ¿cuánto tienen que durar las vacaciones para que cumplan con esa finalidad? ¿Son igual de efectivas unas vacaciones breves que unas largas?

vacaciones brevesPartimos de que las vacaciones también ocasionan un poco de estrés. Con ellas produce un cambio de ritmo; alteraciones del sueño y de las comidas, quizás.

Pero es estrés “del bueno”, que suele compensarse con la alegría que da anticipar el momento de irse de vacaciones y con las vacaciones en sí mismas.

Teniendo esto en cuenta, el profesor Christopher Robinson, de la Universidad de Alabama (Birmingham), nos recomienda tomar vacaciones breves y más frecuentes, siempre que podamos elegir esta opción.

Las vacaciones cortas (incluso las mini-escapadas improvisadas) son más eficaces para descargar el estrés acumulado que unas vacaciones largas.

Tiene sentido. Así repartimos más alegría durante el año y no nos limitamos a un único fragmento de “libertad”.

Robinson añade estas sugerencias:

  • Realiza viajes cortos durante el año, en lugar de limitarte a uno sólo durante unas largas vacaciones.
  • Improvisa pequeñas escapadas de fin de semana.
  • Tómate una mañana libre después de salir una noche.

Elige qué actividades realizar para desconectar y sentirte bien. Excursiona por ahí o descansa en casa. No hace falta que te compliques la vida ideando las vacaciones perfectas.

Precisamente, Robinson piensa que tomarse tiempo regularmente para quedar con los amigos, puede ser más desestresante que unas vacaciones muy planificadas.

Es un buen ejemplo, ¿no? Y una buena noticia para quienes no podemos tomarnos vacaciones muy largas. Ahora sabemos que unos días de disfrute de tanto en tanto son lo mismo o más reconfortantes.

(Fuente: Psych Central.)