¿Qué he hecho yo para merecer esto?

Aceptas la responsabilidad de tus actos. Vas por la vida haciendo tu parte lo mejor que puedes. ¿Mereces algo bueno? Por supuesto, pero a veces la vida te tiene reservado justo lo contrario.

No siempre lo que sucede es la consecuencia de lo que has hecho. Muchas veces, así es, pero no podemos olvidar que las desgracias existen.

Hay enfermedades, accidentes y cataclismos que se producen y no tienen que ver con que hicieras algo mal en el pasado. Simplemente, se dan.

A veces, son el resultado de las decisiones que otros tomaron. A ver… Si mi vecino se deja el gas abierto y se produce una explosión que derriba también mi casa, yo no tengo nada que ver con eso.

Quizás puedo martirizarme con la idea de que debería de haberme comprado la casa en otra calle. ¿Y, para qué? Quién sabe si aquélla no hubiese explotado antes…

mala experiencia

Aceptémoslo con humildad. No todo lo que nos sucede tiene que ver con nosotros, con aquello que hacemos. No tiene sentido que busquemos el modo de echarnos la culpa.

Ya tenemos con responsabilizarnos de lo que hacemos, como para cargar con responsabilidades ajenas o con tragedias que no son culpa de nadie.

Cuando ocurre algo de esto, es fuerza, consuelo, apoyo mutuo lo que necesitamos. Bastante duro es el trago de por sí.

Imagen de Alex Abian

Comments

  1. ¿Por qué yo? ¿Por qué a mí? Esa pregunta siempre surge, Casandra, por pura humanidad, pero tenemos que aprender a aceptar, simplemente. Gracias por tus aportaciones, que nos ayudan tanto, en tantos aspectos.
    A medida que he ido sumando años y canas, la frase que uso (y comparto) para defenderme de “esas cosas que nos pasan sin merecerlo” la uso cada vez más:
    “a veces, la vida es injusta y arbitraria”,
    pero recientemente he leído una que me gusta muchísimo:
    “La vida no tiene ninguna obligación de darnos lo que esperamos de ella” . Margaret Mitchell.
    Un abrazo.

    • Casandra - TBM says:

      Gracias a ti, Malú. Qué frases tan buenas dejas. 🙂 La segunda también me encanta.

      Me gustan estos temas porque vamos reflexionando sobre cosillas que van dejando su poso. Es como tú dices, conforme sumamos canas vamos adoptando otra visión de la vida según lo aprendido.

      Y una cosa muy útil es ésa (que yo sigo practicando) de salirse del egocentrismo: No todo lo que nos pasa tiene que ver con lo que hacemos. Simplemente, ocurre. Toca aceptarlo y sobrellevarlo lo mejor que uno pueda.

      Un beso muy grande!!