5 Razones para jugar más

Jugar es una actividad que guarda una relación estrechísima con el bienestar y la felicidad.

Olvídate de quien te dice que es una pérdida de tiempo o una ocupación de vagos.

familia jugandoBueno, si dejas de cumplir con tus obligaciones para ponerte a jugar, la cosa es distinta. Y también lo es cuando el juego es una adicción para ti.

Ahí tiene poco de beneficioso. De lo que vamos a hablar es de los ratos de juego, que por el bien de nuestra salud, es interesante que estén presentes en la adultez y no sólo en la infancia.

¿Por qué? En Psychology Today nos lo explican, apoyándose en investigaciones que se han realizado sobre el juego y los beneficios que nos aporta.

Nos dan 5 buenas razones por las que necesitamos jugar más:

1. Para ser más creativo

Con el juego liberas tensiones y eso facilita las conexiones neuronales, lo que resulta en una mayor creatividad y flexibilidad mental.

Las investigaciones dicen que, cuando mejor te sientes, más hábil eres enfrentando problemas y situaciones complicadas. Y al revés también se cumple: Realizando una actividad creativa te sientes bien.

¿Cómo comenzar a trazar este círculo virtuoso? Jugando un poquito más.

2. Para ampliar tu perspectiva

Cuando juegas eres más flexible y estás más dispuesto a adoptar puntos de vista diferentes para resolver una situación.

El juego nos sirve para explorar un amplio abanico de opciones y esto supone un entrenamiento valiosísimo, que repercute en otras áreas de la vida.

3. Para fortalecer tu salud

El juego desestresa. Y, además, frecuentemente está unido a una saludable compañera: la risa.

Como ya sabemos, el estrés y la tensión disminuyen conforme aumenta la sensación de bienestar.

4. Para conectar con el momento presente

El juego es tan divertido y placentero que no cuesta nada sumergirse en el momento, vivirlo con los cinco sentidos puestos en él.

Esto es serio, porque, según las investigaciones al respecto, se estima que muchos de nosotros pasamos buena parte del tiempo con la mente vagando de una cosa en otra. Y, además, éstas nos dicen que: Una mente errante es una mente infeliz.

El juego es útil para centrarte y concentrarte, mejorando con la práctica esta habilidad. Pero, por lo pronto, obtienes la ganancia de ser plenamente feliz en este momento.

5. Para conectar con otras personas

Compartir un buen rato de juego con alguien amplifica la felicidad, además de ser un recurso eficaz para derribar barreras invisibles que hay entre nosotros. El juego nos acerca.

¿Recuerdas lo fácil que era hacer amigos de niño gracias a los juegos? De adultos se complica lo que antes era tan natural…

Una actividad recreativa te ayuda, tanto a hacer nuevas amistades como a conectar con quienes ya conoces. Así sólo pases la tarde jugando al parchís.

Qué gusto da divertirte y, además, saber que estás potenciando con ello tu bienestar físico y mental, tu creatividad y tus relaciones personales.