Supera el bajón anímico caminando en la calle

Esta receta viene bien para cualquier época del año, pero la escribo pensando en quienes nos despedimos con tristeza del verano.

resisteA unos más y a otros menos, nos afecta en el ánimo el recorte en horas de luz y el “frescor” de la nueva estación otoñal.

Quizás sintamos pocas ganas de salir a la calle por esos motivos.

Pero, tal y como comentamos en su día, estar físicamente activos es una de las medidas más efectivas para hacer frente al decaimiento debido al cambio de estación.

Observa cómo te sientes. Si te notas un poco más apagado, tristón o irritable, prueba con este remedio gratuito sin contraindicaciones: Caminar, preferentemente en el exterior. Este sencillo ejercicio es una de las maneras más simples de sentirte bien al instante.

¿Cuánto tiempo? ¿A qué intensidad? Comienza por poquito y vas ajustando el ejercicio a tus características y preferencias.

¿Cuáles son tus excusas?

1. No tengo tiempo: Sí, quizás se acumulen tantas obligaciones que los días parezcan más cortos de lo que son.

Solución: Si sólo tienes 10 ó 15 minutos, buenos son para dar una vueltecita. Aprovecha, además, esos trayectos que puedas hacer a pie. Y, si caminar te parece una sosería, baílate un par de canciones en el salón de casa.

La falta de tiempo es la peor excusa de todas.

2. Estoy muy cansado: No sabes cómo te entiendo… Muchas veces, yo pienso lo mismo cuando tengo que elegir entre quedarme tranquilita en el sillón o levantarme para hacer ejercicio.

Solución: El cuerpo es un mal consejero en algunos casos. Le gusta lo cómodo, lo tierno y placentero. Ignora sus súplicas y levántate del sillón. No sólo te llenarás de energía, sino que descansarás mejor por la noche y mañana te sentirás menos agotado. Compruébalo.

3. Hace frío / Está lloviendo: Ahí tenemos a la meteorología saboteando nuestros planes. El día es tan desapacible que pone difícil lo de salir a caminar.

Solución: Paraguas, impermeable, buenas botas y todo el equipamiento que sea necesario, que para eso está inventado. A menos que el temporal sea peligroso, ésta tampoco es excusa.

4. Estoy enfermo / resfriado: Ésta sí es excusa cuando uno está ardiendo en fiebre, realmente mal. Pero, si sólo es un simple catarro, salir a caminar puede sentarnos bien.

Solución: Salir menos rato, abrigado convenientemente e ir más despacio de lo habitual.

5. Puede que más adelante… Si estás postergando el hábito del ejercicio físico hasta mejor fecha (el inicio del año, quizás), es que no te lo tomas en serio.

Solución: Empieza ahora, saliendo un ratito cada día, y dentro de unas semanas ya tendrás el hábito construido. Sólo te quedará mantenerlo.

Conclusiones

No dejes de salir a la calle sólo porque los días estén más frescos y grises. Así los ves cuando estás encerrado en casa o nada más poner el pie afuera.

Pero, en cuanto llevas un tramo recorrido, el panorama cambia: Aprecias la luz anaranjada del sol, el ruido de las hojas de los árboles, la tranquilidad que se respira, etc.

Bueno, en realidad lo que cambia es tu forma de mirar. Al estar de mejor humor por el ejercicio, eres más receptivo a esos detalles amables del otoño. Saboreémoslos, porque los tiene.

Imagen de Nomadic Lass

Comments

  1. carmen morella garcia rivas says:

    obviamente tines toda la razon a veces buscamos excusas donde no la hay por esa inercia que sentimos,por lo menos yo particularmente despues de hacer ejerccio me siento mas activa motivada para realizar cualquier tipo de trabajo,fracias por compartit esos tips sumamente importantes.-

    • Casandra - TBM says:

      Eso mismito me pasa a mí, Carmen. Así vamos animando a quienes no lo han incorporado todavía en su vida.

      Muchas gracias a ti por comentar. Un saludo!

  2. Caminar para mi es una de las cosas q mas me desestresan… despues de una jornada bastante pesada!!
    Si tengo alguna preocupación o pensamiento q me agobia(por tonto q sea 🙂 ), cuando camino voy dejando atras todo,es como si las superara pisando fuerte…. Es algo q aconsejo a muchos!!!
    Bsos 😉

    • Casandra - TBM says:

      Sí, Cris. Me uno a tus palabras, una por una… y a esa invitación que dejas. 😉

      Muchas gracias!