Cómo concentrarse instantáneamente

¿Concentrarse instantáneamente? ¡Uffff…! Qué difícil.

Nada de eso. Más difícil que concentrarse en un momento dado es mantener esa concentración un ratito sobre el mismo asunto. Claro que por algún lado hay que empezar…

Y, cuanto más practiquemos el arte de concentrarnos cuando tenemos que hacerlo (o nos da la gana), más fácil nos resultará lo de aguantar concentrados más tiempo.

trabajando

¿Preparado? ¿Listo? ¡Concentrado!

A ver, lo primero. ¿Quieres concentrarte ahora mismo? Entonces, no digas: Voy a concentrarme. No, no. Sé específico. Elige una tarea: Voy a concentrarme en bañar al perro. Por ejemplo.

Divide la tarea en pasos. En este caso: Preparar los útiles que necesitas; traer al perro; convencerlo para que se meta en el barreño; etc. Es mucho más fácil concentrarse en pequeños pasos que en la tarea completa.

Piensa únicamente en el primero de la lista: Céntrate en que estás preparando el baño: el agua, el cepillo, el jabón, la toalla, etc. Y, ya que termines, vuelca tu atención en el segundo paso. Así, sucesivamente.

Esto sirve para todo tipo de tareas. Quizás la de bañar al perro no es de las que más atención demandan. Pero ya verás como esto te es útil para otras tareas más complejas.

¡Oh, no! ¡Me he distraído!

¿Te vas a desconcentrar? Sí, asúmelo. Si no tienes mucha práctica con el tema, te vas a distraer antes. Y, aunque la tengas, las personas no podemos permanecer concentradas por mucho tiempo. No somos máquinas.

Unos se distraen después y otros nos distraemos antes. Pero lo bueno es que, si nos hemos concentrado durante un minuto, nos podemos volver a concentrar.

Hablando de tu caso, ya vayas a bañar al perro o a memorizar un tocho indigesto, tómatelo con calma. Sé paciente contigo.

Y, si a pesar de haber dividido bien la tarea y haber hecho tu mejor esfuerzo para enfocarte de lleno ella, te despistas a los dos minutos, vuelve al punto. Sin resoplar. Sin drama. Vuelve las veces que hagan falta, hasta que finalices con el último paso.

Así es como hoy terminarás esa tarea o tareas que exigen tu atención. Y, lo mejor, irás mejorando tu capacidad de concentración. Hoy es un minuto el que aguantas concentrado. Más adelante serán 5 ó 10.

¡Claro que es posible! ¡Claro que puedes!

Y, si quieres complementar el entrenamiento que realizas en tus actividades diarias con algunos ejercicios “extra”, puedes elegir el que más te guste de éstos: 11 Ejercicios para entrenar la concentración. Como tú veas.

Bueno, eso hazlo más tarde, porque ahora te está “llamando” la tarea de ahora. Mírala como la ocasión perfecta para practicar.

Imagen de tryingmyhardest

Comments

  1. Adrian says:

    Muy buen articulo, la concentracion es uno de los factores mas determinantes de la eficacia en la vida, si no te concentras no lo haras bien.

    Enhorabuena por el articulo, un abrazo!

    • Casandra - TBM says:

      Gracias, Adrián! Coincido contigo. Concentrándonos rendimos más y también disfrutamos más. Por suerte, es una capacidad que casi todos podemos ir mejorando. 🙂

      Un saludo!!!