Qué hacer con los silencios incómodos

La conversación trascurre y, de repente, se hace el silencio. Si no tienes mucha confianza con esa persona, ésta puede ser una situación incómoda.

¿Por qué no dice nada?, te preguntas un poco nervioso.

Anda que no hay posibles causas…

Quizás la otra persona esté: cansada, aburrida, deprimida, molesta o desbordadísima por una emoción positiva.

Puede que el silencio esté relacionado contigo o puede que no.

empatía

Para saber qué hacer en este caso, habrá que empezar por tratar de interpretar ese silencio. Y ese mismo punto es el que encabeza esta lista de ideas:

Observa a tu interlocutor

Busca pistas para interpretar ese silencio en la comunicación no verbal.

Por ejemplo, si tu acompañante te mira a los ojos, sonríe y demás, quizás no sepa cómo seguir la conversación. El silencio no es tan incómodo…

Por el contrario, si ves que la cara le llega al suelo y que no te mira a los ojos, es probable que esté molesto (contigo o por algo que no tenga que ver contigo).

Ayúdale a continuar la conversación

Pongamos que la persona se ha quedado callada después de contarte algo. No está molesta. Tan sólo se ha atascado la conversación.

En ese caso, puedes ayudarle a continuarla. Hazle preguntas sobre lo último que haya dicho: ¿En serio? ¿Qué hiciste?

Él/ella sabrá que no estás aburrido y que, por el contrario, te interesa lo que dice. ¡Bien! Vuelve a fluir la charla.

Cállate tú también

El silencio es incómodo para muchas personas. Por lo que, si tú te callas, quizás la otra persona se anime a romperlo.

Esta medida también es útil cuando estás con alguien que se ha molestado contigo y pretende castigarte con silencio. Si le hablas, refuerzas su comportamiento. Pero, si tú también estás callado, quizás él/ella se anime a romper el castigo.

Cambia el tema de conversación

Puede que la conversación haya derivado por derroteros donde la otra persona no está cómoda.

Quizás sea buena idea que saques otro tema: Oye… ¿Qué pasó con aquello que hiciste…?

Sé directo

En algunas situaciones esto es lo más fácil: ¿He dicho o hecho algo que te haya sentado mal?

Así es como se arregla antes el asunto. La persona te explica porqué está molesta (si es que lo está) y tú puedes dar tu versión de la historia y pedir disculpas, si es lo que toca.

Relax

Algunas personas tienen más tolerancia al silencio en las conversaciones que otras. Quizás tú estés incómodo y tu interlocutor, no.

Tómalo con calma, porque puede darse el caso de que la otra persona esté disfrutando de la conversación, pero se tome su tiempo para reflexionar sobre tus palabras y para darte su respuesta.

¿Y si no hacen falta palabras porque su mirada o su sonrisa lo dicen todo?

En este caso, ¡qué maravilla! ¿Cómo va a ser incómodo un silencio que dice mucho más que las más bellas palabras? Disfruta de ese momento.

Ya tocaremos este tema refiriéndonos a situaciones concretas. Esto es sólo para empezar a quitarle esa “incomodidad” al silencio. Porque, lo mismo que las palabras, el silencio también forma parte de la comunicación.

Comments

  1. carmen morella garcia rivas says:

    totalmente en desacuerdo he leido muchos mensajes,reflex,frase de uds.y me siento identificada pero esta vez no.,sino me quiere escuchar o opersivo que quiere callar con mucha psicologia e intelegencia me aparto de su lado es obvio observar ese tipo de personas que por cualquier circunstancia quieren mantenerse en silencio esta en ti en intrepretar su actitud,y de no ser asi,entonce como entonce podras comprender lo que pasa dentro de el.-

    • Casandra - TBM says:

      Hola, Carmen 🙂

      En lo que estamos de acuerdo es en lo primero: Lo de observar al interlocutor. Y lo que tú planteas a mí también me parece muy acertado.

      Creo que llevas mucha razón. cuando dices que si te das cuenta de que no quiere hablar, por lo que sea, una opción válida es retirarse sin hacer preguntas ni nada.

      Lo que pasa es que, si no conoces a la persona, a veces cuesta interpretar ese silencio… En fin, estaremos más atentos a las señales.

      Muchas gracias por tu punto de vista. Un saludo!! 😉

  2. carmen morella garcia rivas says:

    Cuando una persona tiene esos intervalos de silencio es por algo,por lo tanto una tiene que interpretarlos de la mejor manara,yo no me ofendo,sino quiere hablar le sonrio y con un chao fue gusto haberte visto ya.,y de lo contrario si tiene algun problema y lo conozco lo suficiente tambien me retiro,pero buscaria el dia adecuada para hablarle de nuevo y si hay confianza las paabras fluyen por si solas, yo tambien agradezco en comenterio al respecto.,ctq.

    • Casandra - TBM says:

      Pues ahí estamos en sintonía. Está muy bien eso de que, de primeras, no te molestes pensando que el silencio tiene que ver contigo y que dejes que la otra persona elija el momento para hablar, si quiere compartir un problema que tenga.

      Parece simple, pero a la hora de llevarlo a la práctica tiene su historia.

      Gracias por la explicación. 🙂