Refuerza la confianza en ti mismo relacionándote con los demás

Estás construyendo confianza en ti mismo y vas por muy buen camino.

Para empezar, te has deshecho de montones de miedos y excusas que te tenían atado. Y, los que no han desaparecido, los has afrontado: Tengo miedo. No voy a ser capaz. Etc.

Has seguido caminando paso a paso, pese a la inseguridad y a los errores que has cometido.

Respecto a esos errores, tampoco has dejado que el sentimiento de culpa o la frustración te detuvieran.

Vas bien, muy bien.

Pero la confianza en ti mismo no es algo que puedas construir en solitario. Todos necesitamos a los demás para esto.

hablar

Plántate delante de ellos

Si tienes miedo de que las personas te juzguen o de que boicoteen tus planes, lo peor que puedes hacer es esconderte.

Porque, cuanto más rehúyas a la gente, cada vez te será más difícil interactuar con ella. Y, además de eso, te pierdes ciertos descubrimientos que te serán muy útiles.

Entre ellos, el de constatar que no eres el único que a veces tiene crisis de confianza. Todas las personas tienen sus propias inseguridades y problemas que tratan de abordar a su manera. Cuando hablas con ellas, te das cuenta.

¡Qué alivio! Tú no eres la única persona con líos existenciales en la cabeza…

Así es que habla con la gente; defiende tus ideas y aprende a encajar los fallos, los desacuerdos con otros o las críticas espantosas que te hagan.

Exponte poco a poco y ya verás como vas haciéndote más habilidoso en este terreno, mientras la confianza en ti mismo va ganando fuerza.

¿Difícil? Sí, puede ser difícil. Pero hay que intentarlo. Porque ese entrenamiento no lo puedes realizar ni leyendo aquí ni pensando por tu cuenta sobre el mismo: ¡Tienes que llevarlo a la práctica!

Relacionado: Gestos diarios para superar los miedos.

Conclusión: Si sientes un bajonazo de confianza o estás tratando de restaurarla o fortalecerla, no te escondas. Sal ahí y da la cara.

Cada pasito que des, cada conversación, cada interacción con otros es una experiencia insustituible que se va acumulando.

Una experiencia que hará que cada día seas un poquito más fuerte y más sabio que el anterior.

Comments

  1. carmen morella garcia rivas says:

    Descifraron muy bien la confianza que una debe tener en si misma,la baja autoestima importante pero para subirla debes de adquirir poco a poco confiaza,seguridad,respeto por ti misma,porque de esconderte o temer hablar tu puedes di mentalmente y asi poco a poco vas adquiriendo lo deseado,hasta que llegue el dia en que tu misma te lances salga como salga aqui voy esas palabras te dan aun mas seguridad y poco a poco veras que si se puede y venceras y la auto estima que sienta una por si misma importante,chao gracias por compartir estos mensajes y tips con nosotroas,clsq.-

    • Casandra - TBM says:

      Gracias a ti, Carmen.

      Claro, es que todo eso lo construimos en compañía de los demás y es relacionándonos con otras personas cuando aprendemos a manejarlo. 🙂

  2. carmen morella garcia rivas says:

    Por que me borraron el mensaje enviado,me parece de mal gusto.-

    • Casandra - TBM says:

      No, Carmen. No se borran los comentarios. Lo que ocurre es que yo los publico más tarde, en cuanto llego por la mañana. Eso lo hago porque me dejan muchos comentarios “basura” (publicidad y demás).

      Yo estoy muy agradecida con todo el que lee o interviene aquí, pero no me gusta que me dejen mensajes del tipo: “compra este bolso”. Ésos son los que borro. 😉

      Disculpa si has tenido algún problema enviando el comentario, porque otras veces el sistema es el que falla.

      Por mi parte, claro que publicaré tus opiniones, mujer. Estoy encantada, porque así hay más puntos de vista sobre el mismo tema.

      Un besote. 🙂

  3. Excelente, muy buen blog!

  4. Trabajo en eso pero se me hace dificil tratar con la gente debido a malas experiencias

    • Casandra - TBM says:

      Sí, es difícil, especialmente cuando esas malas experiencias han sido de órdago o están recientes.

      Pero piensa que todos hemos tenido malas experiencias con la gente (unos más y otros menos). Y que no son tan malas porque aprendemos para la próxima y porque, gracias a todo eso que sabemos, podemos elegir mejor a quienes queremos que estén cerca de nosotros.

      Venga, Sarai. A mí también me cuesta esto de las relaciones, pero sigo trabajando en ello porque, lo mismo que dan disgustos y decepciones, te dan tremendas alegrías. El riesgo vale la pena.

      Un saludo. Gracias por comentar!