Ser feliz con el éxito de otros

Un amigo o amiga está próxima a casarse con una pareja que la adora. Un compañero tuyo de trabajo es ascendido. Tu vecino estrena una piscina fabulosa este verano…

¿Te alegras de los éxitos de estas personas?

Se supone que sí. Los ves radiantes y les expresas tu felicitación, como corresponde.

Pero, alguna vez, ese éxito ajeno viene acompañado de un saborcillo amargo.

Otra persona ha conseguido algo que tú llevas tiempo anhelando. O, quizás, sientes que mereces una alegría del estilo en otra área a la que llevas tiempo dedicando tus esfuerzos.

oportunidades

¿Es envidia? ¿Es autocompasión? ¿Será la frustración de: Por qué no me pasan a mí estas cosas?

¿Cómo alegrarte internamente por el éxito de otros, cuando te recuerdan las carencias que hay en tu vida?

El tiempo es el mejor maestro

Afortunadamente, con el paso del tiempo vas descubriendo que en la vida de todas las personas hay tanto éxitos como pesares. Y que los éxitos siempre son más visibles que los fracasos.

Aprendes que el éxito de una persona no impide que tú puedas tener éxito, en la misma área donde ella triunfó o en otras. Esa persona no te está privando de nada. Probablemente, es tu forma de ver las cosas la que lo está haciendo.

Aprendes que la vida es algo más que una competición, donde el éxito de unos es el fracaso de otros.

Aprendes que todo el mundo merece ser feliz. Que cada uno tiene sus sueños, sus objetivos… Y que todos tenemos el mismo derecho a luchar por ellos y a conquistarlos.

Aprendes a valorar cada una de las bendiciones que te rodean. Esos éxitos que otros quizás persiguen y tú ya lograste: tu buena salud, tu familia… o los que sean.

Y, entonces, decides alegrarte de que otras personas disfruten de los suyos. Sí, porque se trata tan sólo de una simple decisión.

Conforme vas siendo consciente de lo anterior y lo practicas, la alegría te sale naturalmente. Eres feliz viendo cómo otras personas cumplen sus sueños, mientras celebras, te ilusionas y conquistas los tuyos.

Éxitos hay para todos.

Comments

  1. carmen morella garcia rivas says:

    Reflex.muy acertada,cada cosa en la vida llega en su justo momento no hay que envidiar a otras personas alegrate y piensa que a ti en algun momento llegara,y de no ser asi,mientras una tenga salud,y es feliz trabajarlo y asi lograras lo que te hayas propuesto tarde o temprano lo logras,con mucha tenacidad mas no con desespero eso alarga lo deseado,me gusta su pag.muy buenos consj,relatos y reflexiones.,gracias por compartirlo nos hace crecer aun mas,muy buena autoayuda.-

    • Casandra - TBM says:

      Tenacidad y actitud positiva. Coincidimos de nuevo. 🙂

      Me alegra mucho de que te guste la página, Carmen. Está hecha para compartir ideas, puntos de vista… Ya, si a alguien les sirven, es la guinda del pastel. 😀

      Muchas gracias por tus palabras.