7 Razones para dejar de juzgar a los demás

¿Te gusta que los demás te juzguen sin saber porqué haces las cosas?

Quizás te dé igual lo que piensen extraños que ni te van ni te vienen. Pero puede que sí te siente mal que te juzguen personas cercanas, que no se han tomado tiempo para escucharte y comprenderte.

Ésa es la razón principal para decidir no emitir juicios precipitados sobre otras personas: Que a ninguno nos gusta que nos juzguen alegremente.

juzgar

Y, como razones sobran, apuntemos otras siete:

1. Porque todos somos diferentes

Yo no puedo juzgarte a ti según mis valores, mis prioridades o mis gustos personales, porque tú eres una persona distinta y, por tanto, tienes tu propia forma de pensar y de actuar.

2. Porque nadie es perfecto

¿Quién soy yo para juzgar tus errores, cuando yo cometo tantos? ¿Quién soy yo para creerme mejor que tú?

3. Porque falta información

No puedo juzgarte sin conocerte y, menos todavía, sin hacer el intento siquiera de entender las razones de tu comportamiento.

No sé nada de tu historia, de tus necesidades, de las circunstancias que hacen actuar así.

Me he quedado tan sólo con la parte visible, adaptada a mi conveniencia. ¿Cómo voy a alzar la voz para sentenciarte? ¿Con qué derecho?

4. Porque las apariencias engañan

¿Y si lo que pienso que está ocurriendo tiene poco que ver con la realidad? ¿Y si yo creo que tus motivos son unos y me equivoco?

5. Porque hace daño

Quizás tú no llegues a enterarte. Pero, ¿y si ocurre? ¿Y si te enteras de que me he pronunciado contra ti injustamente?

Tú confiabas en mí y yo no tuve la honestidad de hablarte a la cara o no te di la oportunidad para defenderte sobre lo que yo decía acerca de ti.

Debí pensar antes en el daño que se puede hacer con las palabras. Te he herido a ti y me he hecho el doble de daño a mí misma.

Me siento ruin, culpable por no haber tratado de entenderte. Me siento mal.

6. Porque quien juzga se define a sí mismo

Yo te juzgué. La gente puede dar valor a mi opinión o no dársela. Pero es sólo eso: una opinión.

Tú te defines con tus actos, por mucho que yo los critique. Cuando yo te critico soy sólo eso: Una crítica.

Una crítica dispuesta a juzgar a la ligera a quien sea, incluyéndome a mí misma. Y, aunque juzgue con buenos argumentos, ¿estoy haciendo algo bueno por ti? ¿No es preferible que dedique mis esfuerzos a tratar de entenderte antes que a criticarte?

7. Porque no hace de quien juzga una mejor persona

¿Me siento mejor cuando te juzgo? ¿Me olvido de mis penas, de mis fracasos y limitaciones? Quizás dejo de prestarles atención por un rato, mientras estoy hablando de tus cosas.

Eso es todo. Juzgarte a ti no me da la alegría que me falta ni, a la larga, me hará mejor como persona.

Estaré contribuyendo a perpetuar estereotipos, a extender la mala leche gratuita y a disparar antes de preguntar.

Por todo eso quiero evitar en lo posible la mayoría de esos juicios injustos: Si tú no me estás haciendo mal alguno, ¿quién soy yo para juzgarte?

Lo suyo es que te deje vivir tranquilo y yo haga lo mismo, ¿o no?

Comments

  1. Alberto says:

    Hay ocasiones en las que la gente juzga como medida de desahogo, pero no justifica que esa acción sea correcta. Habría que apuntar también que muchas de estas críticas están basadas en la envidia y un complejo de inferioridad: “como no puedo llegar hasta donde has llegado y noto que eres superior a mí, voy a intentar tirar por tierra tus éxitos o cualquier cosa que sienta que me supera para intentar colocarte a mi nivel, para que no te escapes”. Entonces, viene lo que dices en el punto 7: no solucionas tus problemas. Además, no solo no baja el caché de la persona criticada, sino que disminuye el de quien critica, situándole más lejos del “objetivo” (especialmente si la crítica está basada en meras suposiciones).

    ¡Saludos!

    • Casandra - TBM says:

      Totalmente de acuerdo. Muchos juicios llegan de la impotencia y del propio malestar. Y también están todos ésos que hacemos sin más, sin sentimientos de por medio. Lo bueno es poder darnos cuenta de que este comportamiento no es muy edificante para poder elegir otra alternativa.

      Muchas gracias por tu reflexión, Alberto. Saludos!! 🙂

  2. carmen morella garcia rivas says:

    siete reglas muy acertadas ,porque juzgas a quien no debes juzgar,juzgate tu primero, y entonces vamos a ver si hablamos.-

    • Casandra - TBM says:

      Pues sí, Carmen. Además, es mucho más útil que uno mismo trate de comprenderse y de encontrar soluciones para su propia vida, antes que irse a opinar sobre las cosas de otro, sin haber sido invitado y sin tener información suficiente.

      Muchas gracias!!