Bebidas caseras saludables

Sobre todo en verano, cuando el calor aumenta y sudamos más, es importante ingerir la cantidad de líquido necesaria para mantenernos hidratados.

zumo de frutasPero no se trata sólo de beber, sino que hay que saber también qué beber: tomar bebidas poco apropiadas puede provocar más sed y no combatir la deshidratación.

No todas las bebidas son iguales ni actúan de la misma manera en el organismo, aunque todas sean líquidos. Por ejemplo:

  • Los refrescos y otras bebidas con gas suelen tener grandes cantidades de azúcar añadido. Esto hace que sean auténticas bombas de calorías y que nos provoquen más sed de la que teníamos.
  • El alcohol, tomado en exceso, también aporta muchas calorías vacías y provoca deshidratación.
  • Lo mismo sucede con las bebidas con cafeína: además del azúcar añadido que tienen, el efecto diurético de la cafeína contribuye a la deshidratación.

Hay que tener cuidado con el tipo de bebidas que tomamos, pues nos pueden traer muchos más perjuicios que beneficios.

Sin duda, la bebida ideal es el agua. No aporta calorías, hidrata el organismo y no provoca ningún tipo de efecto no deseado.

Pero también hay otro tipo de bebidas, que podemos hacer en casa y que nos mantendrán hidratados sin renunciar al sabor ni a la salud.

Licuados de fruta

La fruta contiene azúcares naturales y también una gran cantidad de agua. Las combinaciones de fruta son casi infinitas.

Utiliza siempre fruta fresca de temporada, lávala bien y pélala antes de pasarla por la licuadora. Puedes hacer que todavía sea mucho más refrescante añadiéndole hielo picado.

Limonada natural

Hacer limonada casera es muy fácil. Exprime seis u ocho limones y echa el zumo en una jarra grande. Llénala hasta arriba con agua hirviendo y déjala enfriar.

Para endulzar la mezcla, en lugar de azúcar, emplea miel o un edulcorante. Métela al frigorífico hasta que esté bien fría y sírvela con un par de cubitos de hielo.

Infusiones frías

Elige la infusión que más te guste. Desde infusiones de frutos rojos, pasando por la menta, el regaliz o la canela, tienes multitud de sabores para elegir.

Prepáralo como un té normal, dejándolo reposar unos minutos en el agua hirviendo. Después, incorpora edulcorante al gusto y sírvelo con mucho hielo.

Con todas estas ideas, preparar bebidas caseras saludables para mantenerse hidratado es realmente fácil. Olvídate del alcohol y de los refrescos e hidrata tu cuerpo de verdad. Tu salud te lo agradecerá.