Beneficios del Omega 3

Antes de comentar los beneficios del Omega 3, aclaremos qué es, ya que este término se utiliza a menudo a la hora de promocionar distintos alimentos.

suplemento de Omega 3El Omega 3, básicamente, es una sustancia (concretamente, un tipo de ácido graso) que es necesario para el buen funcionamiento del cuerpo pero que éste no puede producir por sí solo.

Por esa razón, se recomienda consumir frecuentemente alimentos que lo contengan. Entre ellos: pescados azules y algunos mariscos, que son la fuente más abundante de Omega 3 y, en menor medida, determinados aceites vegetales y las nueces.

También te habrás dado cuenta de que, en el mercado, cada vez se venden más suplementos y alimentos enriquecidos con esta sustancia.

Total, el cuerpo no produce Omega 3 por su cuenta, pero sí hay alimentos de donde puede obtenerlo.

Y ahora destaquemos algunos beneficios que nos deja el Omega 3:

1. Es eficaz en la prevención de enfermedades coronarias: El Omega 3 favorece la reducción del colesterol “malo” y los triglicéridos. Y, con ello, al buen funcionamiento y mantenimiento del sistema circulatorio.

2. Tiene efectos antiinflamatorios. Por ello se recomienda su ingesta a personas que tienen este tipo de dolencias. Entre ellas, la conocida y tan extendida artrosis.

3. Favorece el equilibrio el sistema inmunológico y, en algunos casos, se utiliza como suplemento para tratar enfermedades autoinmunes como: alergias, dermatitis, asma, etc.

4. Previene el envejecimiento prematuro y la pérdida de masa muscular.

5. Es útil en el tratamiento de determinadas enfermedades mentales, como la depresión (según estudios como éste).

6. Mejora las funciones cognitivas (atención, concentración, memoria). Por eso también es muy recomendable para los más jóvenes.

7. Previene ciertos problemas de visión, como la degeneración de la mácula y los problemas de retina.

Redondearíamos esta espectacular lista de beneficios apuntando que el Omega 3 es eficaz para prevenir y controlar ciertos tipos de cáncer (como apuntan algunas publicaciones). Sin embargo, las investigaciones recientes no demuestran que sea así.

De todas formas, con lo dicho es más que suficiente para no olvidar incluir en nuestra dieta alimentos que lo contengan, ¿no crees?

Imagen de Sam_Catch