6 Estrategias para sobrellevar la tristeza ocasional

Las emociones vienen y van. Todas las personas nos sentimos tristes de vez en cuando y no hay que darle mayor importancia.

Pero, para sobrellevar mejor esos días, comentaremos algunas ideas que nos brindan en Psychology Today: 6 Estrategias para combatir la tristeza.

Exceptuamos del tema los largos períodos de abatimiento que experimenta una persona y que se prolongan durante semanas (dado que pueden estar relacionados con una depresión clínica y ésta precisa la atención de un profesional).

paseando

1. Evita el juego de la comparación

Todos atravesamos días o rachas difíciles. Si tú estás triste, de nada te sirve comparar tu situación actual con la de otra persona que aparenta llevar una vida más feliz.

Además, quizás no estés seguro de lo que esa persona lleva por dentro. Hay una cara oculta en los demás que, muchas veces, no vemos.

La pérdida, el dolor, el fracaso, la enfermedad… nos alcanzan a todos alguna vez. Asimismo, es común quedar aprisionados de tanto en tanto por la nostalgia o por recuerdos dolorosos. O, simplemente, despertar un buen día con la pena en el cuerpo, sin saber a ciencia cierta a qué se debe.

2. No te fuerces a estar alegre

Querer sacudirte a fuerza la tristeza suele hacer que se intensifique. Luego, no pelees contra ella. Acéptala. Permítete estar triste. No hay nada de malo en ello.

3. Mírala como si fuera una borrasca

Las emociones tienen algo en común con la meteorología: Son cambiantes. Un día hace sol; otro, llueve.

Considera tu tristeza como algo temporal y estarás más tranquilo mientras los nubarrones se marchan.

4. Sal fuera de casa

Si puedes darte una vuelta por algún espacio verde, tanto mejor. Ésta es una medicina efectiva para los bajones emocionales. Te ayudará a despejarte.

Que te dé el aire fresco. Sumérgete en el paisaje, en los sonidos, en los colores que te rodean. Déjate envolver por la curativa madre Naturaleza.

5. Conecta con otra persona

Hablar con alguien te permite desahogar tu pena y ver tu situación de un modo distinto.

Además, te ayuda a salir de ti mismo, dejando de dar vueltas sobre tus pensamientos dolorosos.

Y, si esa persona con quien hablas a su vez necesita ser escuchada (porque también esté pasándolo mal), te brinda la ocasión de ayudarle; actitud generosa que puede repercutir en ti favorablemente.

6. Haz algo para estar mejor

Como dice el punto 2, no se trata de que te fuerces a estar alegre a toda costa, sino de encontrar una actividad con la que puedas pasar un rato agradable y, porqué no, divertido.

Esto puede incluir la propuesta del paseo o lo que a ti te parezca: ver una película, escuchar música, leer, hacer un poquito de bricolaje…

¿Te ayudan las ideas anteriores? ¿No te sirven? En cualquier caso, ten a mano tu propio botiquín emocional para esos momentos de tristeza y llénalo con lo que a ti mejor te funcione.

Comments

  1. Alberto says:

    Yo propongo una séptima opción para intentar aliviar esta tristeza: no hacer uso de las redes sociales. En ellas, hay gente que comparte sus alegrías en forma de fotos del viaje a ese maravilloso lugar al que han ido de vacaciones, fiestas con amig@s o de un simple plan que ha salido bien. Como son nuestr@s amig@s, nos alegramos de que les vaya bien y de que expresen su felicidad de cualquier forma. Lo que ocurre es que si tú te encuentras en un momento de tristeza ocasional, ves fotos de ese tipo y sabes que te gustaría hacer lo que ellos y no puedes por no tener gente, recursos económicos o, simplemente, motivación, sufres: da igual que sean fotos, relatos de una buena experiencia o un éxito que haces que estés alegre. Sufres.

    Por todo ello, si bien debemos compartir con nuestros amigos sus alegrías, no debemos abusar mucho de las redes sociales. Bastará con saber que cada uno le va como mínimo medianamente bien, desconectar y, si procede, hacer uso de alguna de esas seis ideas que aparecen en el post.

    Esta idea no es enteramente mía. La leí en otro sitio y he decidido compartirla. Lo que sí he hecho ha sido ampliarla y parafrasearla.

    ¡Saludos!

    • Casandra - TBM says:

      Gracias, Alberto. La idea es muy buena. Cuando vemos todas esas actualizaciones que mencionas, podemos sentirnos más solos, más tristes y más frustrados con nuestra propia vida.

      Aquí también hemos avisado varias veces de ese peligro. Es estupendo que lo recuerdes aplicado a esta situación.

      En las redes sociales cada uno elige la parte de sí mismo que desea mostrar y, casi siempre, va a ser una cara sonriente. Entre otras razones, porque si actualiza su perfil contando sus penas, suele tener menos feedback. El rechazo es más probable que si farda de sus vacaciones. (Eso, según los estudios que se han hecho al respecto.)

      Total, un mundo de apariencias y engaños. Es para tenerlo en cuenta, ciertamente.

      Saludos!!