Objetos que recuerdan un pasado doloroso

¿Eres de los que guardan fotografías de una relación que acabó de manera tormentosa? ¿Los boletines de la escuela con un montón de asignaturas suspensas? ¿El cuadro que te regaló un amigo que te dio una puñalada por la espalda?

Se supone que tu hogar es un espacio donde sentirte bien y recuperar energías, un lugar donde están las cosas que necesitas, usas y amas.

Entonces, ¿por qué siguen ahí expuestos algunos objetos que te recuerdan pasajes tristes de tu vida?

No dejes que te atasquen en el pasado. Deshazte de esos recordatorios, que ocupan espacio y drenan energía, para que entre “lo nuevo”.

Ésa es una propuesta que no tiene porqué ser útil para todos. Tú puedes tener expuesta encima de la tele la foto de tu boda (que terminó en divorcio) y fijarte en lo bien que te sentaba el traje, más que en los recuerdos que te trae la persona que sale al lado tuyo.

marco

Yo, no. En mi caso, prefiero quitar de ahí la foto y, en general, mandar al cuerno cualquier objeto susceptible de evocarme emociones negativas.

Todos esos objetos que te atan a penosos recuerdos; los que representan un período de tu vida difícil; los que te hacen sentir vergüenza o una tristeza infinita… ¿por qué no echarlos fuera?

Eso es. Sin culpa alguna.

Si no sirven para otra cosa, la idea suena saludable. Ganas espacio en casa y en el alma. El paso de quitarlos de en medio quizás sea el más difícil, pero la liberación lo compensa.

Si quieres, pruébalo con algún pequeño objeto que te recuerde un incidente desagradable. Ahí verás si después te sientes mejor… o no.

Comments

  1. Alberto says:

    Me llama la atención -y me trae recuerdos- que hayas mencionado los boletines con muchas asignaturas suspensas. Cuando yo estudiaba en el instituto, traía montones de suspensos durante cierto período. Con los años me fui curando de ese virus y empecé a mejorar las notas. A día de hoy tengo mi carrera universitaria sacada y, cuando he visto en alguna ocasión esos boletines, me he acabado hasta riendo. “¡Vaya notas”, me suelo decir. Es bonito ver cómo te has ido superando con el paso del tiempo, aprendiendo a ser más responsable, competente y sabiendo creer en ti para hacer ver que las malas etapas pueden sustituirse con otras mejores.

    Lo de deshacerse de objetos dolorosos solo puede evitarse, bajo mi punto de vista, de una sola forma: sabiendo sacarles lo positivo de la época con la que están relacionados. En mi caso, lo positivo es que ahora me entra la risa cuando veo esos boletines.

    ¡Saludos!

    • Casandra - TBM says:

      Qué bien que en tu caso (lo de los suspensos) sirva para recordarte cómo ha mejorado la situación. 😀 Como tú dices, se le puede sacar el lado positivo de esa manera a un recuerdo doloroso.

      A mí me pasa algo similar a lo que cuentas con los boletines de notas. Aunque hay otros objetos con los que me cuesta encontrar el punto positivo… y ésos suelen ir fuera, ja, ja…

      Tienes razón. Todo depende de cada uno y de cómo elija verlo.

      Gracias por tu aporte. 🙂