¿Con qué te quedas del año que termina?

Un año es un bloque de tiempo tan amplio que da para vivir todo tipo de momentos.

¿Abundaron los errores y las decepciones en este año que termina? Quizás. Pero también vivimos instantes de plenitud o días dulces que vale la pena recordar.

El fin de año anterior lo dedicamos en el blog a explorar qué había salido mal (los propósitos fallidos del año) para buscar explicaciones y quedarnos con lecciones útiles para el futuro.

Este fin de año, si te parece, dediquémoslo a hacer balance de lo bueno; a los pequeños éxitos o incluso a los golpes de fortuna.

  • ¿Has superado problemas (de salud u otros)?
  • ¿Has conseguido algún objetivo importante este año?
  • ¿Has conocido a alguien especial?
  • ¿Dirías que has avanzado y que estás mejor respecto al año anterior?
  • ¿De qué estás más satisfecho?

Ojalá que haya algo destacable que festejar. O, si no, pequeños pasos o momentos que puedas (o podamos) revivir en la mente con una sonrisa.

mirar atrás

¿Para qué sirve el recuento de lo bueno?

Igual que tiene sentido hacer un análisis de lo que ha fallado, lo tiene reflexionar sobre todo lo positivo.

En primer lugar, por una cuestión de equilibrio. Si nos quedamos únicamente con las cosas que anduvieron mal en el año, resumimos este tiempo en un puñado de fracasos y malos ratos.

Sí, el balance es útil para seguir adelante. Pero el cuadro no está completo. También tuvimos aciertos y “momentos estelares” que rescatar.

Y el lado útil de reconocerlos y celebrarlos está en que nos aportan alegría, esperanza, motivación para mejorar eso otro que no fue o que no está yendo tan bien.

En segundo lugar, es interesante recopilar lo bueno para proyectarnos al futuro “pidiéndole” más de lo mismo o algo mejor.

  • ¿Cómo quieres que sea el próximo año?
  • ¿Hay algún momento especial que desees vivir?
  • ¿Qué está en tu mano para hacerlo realidad?

Qué te parece si recopilamos lo bueno del año (sea mucho o poco) para tomar decisiones de cara al nuevo que comienza.

¿Nos servirá para empezar con la determinación de llenar el año de cosas buenas?

Una cosa es segura. Si llegamos al próximo fin de año, el balance que hagamos entonces incluirá otro lote de logros (grandes o pequeños) y cada día, desde el mismo 1 de enero, vamos a tener la oportunidad de contribuir al mismo.

¿Qué vas a hacer tú HOY para procurar o aumentar esas cosas buenas?

Imagen de Victor Bezrukov

Comments

  1. Llevo poco tiempo leyendo estos mensajes, pero siempre son acertados, me llenan y agradezco por seguirlos enviando. ¡Feliz año 2014 para tod@s!

    • Casandra - TBM says:

      Gracias, Hugo. Feliz año para ti también. Que no nos falten ganas de aprovechar lo mejorcito que encontremos. 🙂