En tu vida mandas tú

¿Quién es el jefe en tu vida? ¿Quién decide? ¿Decide el miedo? ¿Deciden los demás? Si es el caso, un día levantarás la cabeza para dejárselo claro a todos: En mi vida mando YO.

¿Sabes qué se siente cuando dices esa frase con total convicción? Libertad. Gloriosa libertad.

Si aún no lo has sentido, hoy puede ser el día. ¿Por qué esperar?

iniciativa

Sé consciente del poder que tienes para decidir; de lo que quieres hacer y de cómo lo quieres hacer.

Porque tu vida es un proyecto exclusivamente tuyo y tú tienes la responsabilidad de manejarlo como creas conveniente.

A partir de hoy, se acabaron las excusas, así como el echarle la culpa a otros de los errores o fracasos. El pasado quedó atrás y hoy comienzas a caminar por ti mismo para llegar hasta donde quieres.

Cree en ti con todo lo que eso implica:

  • No depender de la aprobación de otros.
  • Hacer lo que quieres sin importar lo que digan los demás.
  • Revisar tus prioridades para ver si son realmente lo que tú quieres o lo que otros han decidido que son lo mejor para ti.

Quizás, desprenderse de todas las ataduras lleve más tiempo. Pero hoy puedes comenzar a cortar las primeras.

Comienzas a ser libre cuando, al fin, consigues creerlo: En tu vida mandas tú.

Imagen de Dannazion

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...

Comments

  1. Alberto says:

    Es conveniente tener una personalidad medianamente fuerte para tomar decisiones y no dejarte influenciar por los demás. Hay que tener en cuenta que tú haces tu vida para ti, no para agradar al resto. Una cosa es sacrificar tiempo por un favor que quieres hacer. Está muy bien, porque muestras un perfil altruista. Otra cosa es que quieran aprovecharse de ti y te estén todo el rato queriendo manejar. Sin tener por qué ser egoistas, primero tenemos que mirar por nosotros. Nadie más lo hará si no lo hacemos nosotros mismos.

    ¡Saludos!

    • Casandra - TBM says:

      Concuerdo. Ése es el que llaman “egoísmo razonable“. Y, además de que es necesario por lo que tú dices, lo es porque sólo podemos ayudar a los demás si estamos en condiciones de hacerlo. Por eso hemos de procurar estar bien.

      Lo complicado en la práctica es hallar el equilibrio, para no irnos ni a una punta ni a la otra. 😀

      En fin, cada día iremos aprendiendo y haciéndolo mejor.

      Muchas gracias, Alberto! Saludos.