¿Te cansa el contacto social?

Llevas un rato con un amigo o con varios amigos o conocidos y te sientes cansado. Te fastidia esa sensación porque se supone que deberías sentirte muy a gusto.

Pues deja de suponerlo tan rápidamente. Cansarse en las situaciones sociales es de lo más común.

¿Te parece que apuntemos algunas razones a las que puede deberse ese cansancio?

contacto social

Tu personalidad

Hay personas que necesitan menos estimulación social que otras. Por tanto, se cansan antes cuando están en fiestas, reuniones, coloquios, etc. (Introvertidos, nos llaman.)

¿Es malo esto? No, en absoluto. Es un rasgo de la personalidad y punto. Si tú estás cómodo con tus relaciones, no tienes porqué tratar de cambiarlo.

Inseguridad / timidez

Las personas que tienen miedo de causar una pobre impresión o de ser juzgadas duramente se cansan antes en las interacciones sociales.

Si tú tienes muy poquita confianza en ti mismo, la situación es más tensa y empleas más energía tratando de evitar esas consecuencias negativas que otra persona que está más relajada.

(Por si te viene bien, aquí tienes: Trucos para la interacción social de tímidos e introvertidos.)

Falta de práctica (en general)

Las habilidades sociales se entrenan y van mejorando con la práctica. Ninguno de nosotros nacimos con soltura sobrante para alternar con unos y otros.

Si tú estás poco acostumbrado a relacionarte o a moverte por según qué ambientes te cansas antes que una persona que lleva haciéndolo más tiempo.

Aburrimiento

Cuando un tema no te interesa y el grupo no se sale de ahí, comienza a invadirte esa sensación de sopor. ¡Qué cansancio!

Esto es lo que tiene el arreglo más fácil: Cambiar de tema o de grupo.

Conclusiones

Independientemente de la razón por la que tú te sientas así, tómalo con calma. Desconecta un poco para recobrar tu energía y, después, ves que haces. Por ejemplo, ve al baño y luego vuelves.

Especialmente si te falta práctica o te sientes inseguro interactuando con otros, ve pasito a paso. Tómate tus descansos. (Seguro que se te ocurre cómo hacerlo según el caso.)

Lo más importante es que sepas que no tiene nada de extraño que, en algún momento, te canses del contacto social y que te apetezca quedarte a solas. Hasta a las personas más extrovertidas les ocurre a veces.

Imagen de cabbit