Si dices que lo vas a hacer, hazlo

¿Qué valor tiene la palabra que damos? ¿Por qué decimos que vamos a hacer lo que sea, si luego no lo cumplimos?

Llevar a cabo aquello con lo que nos comprometemos tiene grandes ventajas:

  • Deja una buena impresión en la persona que ve cumplida nuestra palabra.
  • Se establece o se refuerza la confianza.
  • Lo anterior repercute en nosotros, que nos sentimos muy bien por haber sido coherentes con lo que dijimos.

hablando

Qué triste que esto no se dé tan a menudo. Con razón dicen eso de…

Las palabras se las lleva el viento

Es triste que un amigo te diga: “Te mando estas fotos a tu correo“… y no lo haga.

Da rabia que un técnico te diga que viene esta tarde a arreglar la avería… y no aparezca.

Decepciona ir a una oficina, que te repitan el consabido “Vuelva usted mañana“… y cuando vas al día siguiente la cosa está igual.

Pero, ¿sabes qué es lo más triste de todo? Que ya sabes que va a ser así.

Sabes que tu amigo, que el técnico y que el encargado de la oficina te están diciendo lo que quieres escuchar. ¿Para qué?

Para quitarse de encima la presión. O para quedar bien contigo mientras deciden si hacer o no lo que te han dicho.

Disculpa el pesimismo. Será que la historia se repite tantas veces, que uno se acostumbra a que la palabra que se da no es garantía de nada.

Así, cuando alguien nos dice que hará algo, lo tomamos con escepticismo y, tristemente, llegamos a la conclusión de que lo más probable es que no cumpla.

El cambio empieza en uno mismo

Vayas a pensar que yo estoy libre de esto… Ya quisiera. Admito que, en alguna ocasión, le he dicho a alguien “Ya te llamaré” para cortar una conversación telefónica, cuando no pensaba llamar en absoluto.

También me he comprometido con asuntos que no podía o que no quería cumplir. En ese momento era fácil decir: “Voy a hacerlo“.

Pese a intentar arreglarlo después con excusas, sé que he decepcionado a personas que esperaban que cumpliera mi palabra. Y me he decepcionado a mí, por esa misma razón.

Nada que ver con lo que se siente cuando cumples tu palabra. Cuando sabes que hay una persona que no duda de ella. Cuando tú mismo puedes estar orgulloso de que “tu palabra es la ley” (como dice el clásico mexicano).

Eso es lo que me he propuesto de un tiempo a esta parte: Que mi palabra tenga valor. Quiero que signifique algo.

Ahora, si digo que voy a estar, estoy. Si digo que lo voy a hacer, lo hago… Y, si no estoy segura, me quedo callada.

Por el momento, me siento encantada con el cambio y con las sensaciones que produce. Además, si yo quiero vivir en un mundo donde me pueda fiar de lo que dice la gente, qué menos que empezar por mí misma.

¿Y tú? ¿Cómo te sientes cuando eres consecuente con lo que dices?

Imagen de Rory Murdock

Comments

  1. Mónica says:

    Tienes mucha razón, muchas veces decimos que vamos a hacer algo para zafarnos de hacerlo, pero poco a poco le vamos restando valor a nuestras palabras. Y cuando yo cumplo mi palabra se siente muy bien, el estar en armonía con mis actos y mis palabras. Muchas gracias por tu artículo. Me gusta mucho tu página. Saludos.

    • Casandra - TBM says:

      Coincido contigo. Cumplir (siempre que se pueda) con lo que decimos que vamos a hacer repercute en nuestra autoestima y en las relaciones con los demás (para bien). 😉

      Muchas gracias, Mónica. 🙂