Acepta que tu felicidad puede ser una amenaza

En un mundo ideal todos nos alegraríamos con nuestra propia felicidad y con la del vecino. Incluso nos echaríamos una mano los unos a los otros para que cada uno viviera lo mejor posible.

Pero, aunque haya personas con esa filosofía, el mundo (entendido como la suma de todos nosotros) no es tan ideal. Y hay que aceptarlo así.

Hay personas para quienes tu felicidad no supone una dicha, sino un recordatorio de su desdicha o, peor aun, una amenaza.

Es como si con tu talento, con tu esfuerzo y dedicación, con las ganas que le pones a estar mejor, etc. estuvieses quitándoles algo o impidiendo que ellos puedan alcanzarlo.

negatividad

Ahí es donde tu felicidad se convierte en una amenaza.

¿Qué es lo que hace esta gente que se siente así de mal con tu actitud o con los logros que vas cosechando?

No, no todos irán a ponerte la zancadilla. Pero cuenta con que alguno sí lo haga.

Cuenta con que te pongan difícil el cambio. Cuenta con la antipatía. Cuenta con críticas negativas. Cuenta con ataques más duros, etc…

Quizás haya alguno que se empeñe especialmente en cortarte las alas. Amargado porque no se atrevió a volar, no quiere verte despegar los pies del suelo.

Acéptalo, sin más. Si tú estás bien o trabajas por estarlo, molestas a otras personas que no saben, no quieren o no se atreven a hacerlo.

Recuérdalo la próxima vez que uno de ellos te trate mal. El problema no está en ti, sino en ellos mismos.

Y sigue adelante, sigue volando. Es la mejor manera de hacer frente a esos ataques. Llegará un punto en el que se cansen o, quizás, no puedan alcanzarte.

Imagen de camil tulcan

Comments

  1. Creo que lo que de verdad les molesta es comprobar que no los necesitas para volar, lo que les duele o les fastidia es ver tu sonrisa mientras vuelas.
    Sobre todo cuando topas con personas egoístas, la mejor cachetada es tu indiferencia: “me va bien sin ti y a pesar de ti”.
    Feliz fin de semana!!!

    • Casandra - TBM says:

      Por eso yo siempre deseo felicidad, especialmente a quien no me soporta. Se me hace que, el que está contento con su historia, no se desgasta en estas comparaciones…

      Feliz finde, Malú! A reponer energías y a disfrutar! 🙂