El hombre solitario es una bestia o un dios

¿Qué opinas de la soledad? Puede que la relaciones con algo oscuro y terrible. Y yo me pregunto… ¿Por qué? ¿Tan mala es la soledad?

¿No es cierto que los mayores profetas y una gran cantidad de pensadores dedicaron buena parte de su vida a la soledad?

Incluso iría más allá y me atrevería a preguntarle a alguno, si mientras está rodeado de gente, acaso no se siente solo.

La frase de este artículo tiene más de 2000 años y la dijo un filósofo de sobra conocido: Aristóteles.

Por lo general, se utiliza para hacer referencia a que el hombre es un animal que necesita vivir en comunidad, lo cual es cierto.

Sin embargo, en este artículo quiero darle otra perspectiva y utilizarla para reflexionar sobre la soledad.

hombre solitario

En primer lugar, debo advertir que yo tengo un concepto un tanto romántico de la soledad. No la considero algo negativo en sí misma. De hecho, creo que puede ser beneficiosa en muchas ocasiones.

Sin embargo, es oportuno señalar dos tipos de soledad distintas: La primera sería aquella soledad física; la segunda, la soledad emocional. En cualquier caso, ambas me parecen beneficiosas en algunos momentos de la vida.

¿Cuándo es beneficiosa la soledad?

Es sencillo de responder: Cuando nos sentimos bien estando solos; es lo que realmente necesitamos.

Las razones pueden ser muchas. Puedes querer estar solo para meditar, reflexionar, formarte una opinión propia acerca de algo, conocerte mejor a ti mismo, etc.

De hecho, tiendo a pensar que aquellos que no soportan la soledad, en parte, es porque son incapaces de soportarse a sí mismos.

E incluso en esas circunstancias considero provechosa la soledad, porque puede hacerte ver aquello que no te gusta de ti mismo y hacerte mejorar como persona. Cuando haces esto, tu soledad te está convirtiendo en un “dios”.

Pero la soledad también puede ser peligrosa

La soledad siempre debe ser pasajera para que sea provechosa, porque los humanos necesitamos a nuestros iguales.

No debe utilizarse para ocultarse, para enquistarse en una idea que no quieres que los demás te arrebaten, ni para compadecerte de ti mismo.

Ese tipo de soledad sólo te conducirá a la frustración y al resentimiento, y te convertirá en una “bestia”.

Es tu turno de pensar: ¿Te sientes solo? ¿Estás solo? ¿Qué fin tiene tu soledad, convertirte en un dios o en una bestia?
Esta entrada es una contribución de A.G., autor invitado.

Imagen: Giampaolo Macorig cc

Comments

  1. Cambia algo mi sentido de la soledad,sta bien